SEGUIDORES

jueves, septiembre 18, 2008

RIMBAUD: desde el "Soneto al hueco del culo" hasta no pataer el basurero dos veces, en Modo de Cultura Punk


Primero, agradezco a mi amigo Juan Murillo quien puso en duda la validez del patronazgo (religioso, por supuesto) de Arthur Rimbaud. De no ser así, me hubiera quedado en el sillón viendo a María José desgalillarse en Buenos Aires.
X
Empecemos por el comentario de Juan en mi entrada anterior.
X
Juan Dixit:
X
Todo mundo quiere a Rimbaud de patrono, pero dudo que Rimbaud hubiese aceptado esos patronazgos. Ya a los 19 la poesía le parecía una pose. Me parece que como Rimbaud hay toda una casta anónima en el mundo que son individuos cuya verdadera vocación es ser personajes de novela, que es a todas luces un destino mucho más glorioso que ser escritor o patrono de los punk.
X
Definiciones, deficiencias, decoraciones
X
En inglés, PUNK tiene (entre otras) las siguientes definiciones: 1. persona joven; 2. varón novato; 3. criminal, matón, sicario, forajido, delincuente; 4. joven rebelde o contracultural; 5. persona que escucha música punk; 6. persona que viste como lo hacen algunos subgrupos de la cultura punk; 7. alguien joven, violento y agresivo; 8. material para atizar fuego (madera, alcohol, mecha, carbón); 9. objeto que inicia una combustión (encendedor, fósforos etc.); 10. de calidad inferior; 11. comunicación en jerga, coloquial, pachuquismo; 12. música rock con letras “ofensivas”; 13. adolescente (usualmente varón); 14. en una relación homosexual de edades desiguales, la pareja más joven (conocido en CR como “el cabrillo”); y 14. en el inglés de Shakespeare: puta, prostituta, ramera. Finalmente, no se sabe nada de su etimología, aunque la definición 14 nos da una buena idea de por dónde pudieron venir los tiros.
X
Definición alterna con posibilidades rimbaudianas 
X
Definición dada por un punk en urbandictionary.com Llega un mae y le pregunta a otro: “¿Qué es punk?” El otro se vuelve, patea un basurero y lo vuelca. Luego dice, “Eso es punk”. El primero, para asegurarse de haber entendido bien, patea otro basurero y también lo vuelca; luego pregunta, “Entonces, ¿eso es punk?” Y el otro responde, “No... Eso ya es moda”.

Rimbaud dejó de escribir a los 19 porque si hubiera seguido escribiendo sin tener más que decir, solo habría sido moda. Y siendo Arthur quien era, se dio cuenta a tiempo de que ya había dicho lo que tenía que decir. En nuestro idioma se nos han muerto escritores de los dos tipos: los que todavía tenían mucho que decir a la hora de fallecer y los que ya no, pero siguieron cacareando hasta el último aliento. Pocos tan sabios como Juan Rulfo que escribió dos obras maestras y luego se pasó el resto de la vida mintiendo. Cuando le preguntaban por la continuación de su obra, a todo el mundo le salía con la misma cantaleta: “dentro de poco viene el tercer libro”, pero en verdad, su tintero ya estaba cerrado para siempre.
X
Rimbaud fue un poeta que quiso acceder a lo arcano por medio de la poesía. Muchos lo han intentado, incluso un poeta local de dudosas intenciones. Pero se necesita a alguien menos intoxicado de egolatría para poder ir conociendo sus propias fronteras.
X
Ahora bien, además de bueno, Rimbaud fue genial; y esa es la piedra resbaladiza donde muchos pierden el equilibrio y caen en el hueco negro (¿del culo?). Expliquémoslo por medio de otros dos grandes: Mozart y Beethoven. Mozart fue precoz, pero no revolucionario; en tanto que Beethoven fue revolucionario, pero no precoz. Mozart podía escribir una sinfonía en una servilleta mientras conversaba con alguien sobre una noche de juerga. Total: 41 sinfonías; 37 de ellas sin mayor importancia. El austríaco empezó a tocar magistralmente el piano tan pronto sus dedos alcanzaron la longitud mínima para poder hacerlo. Beethoven, por su lado, era la víctima constante del chilillo de su padre porque el güila abominaba la música. A los diez años practicaba ocho horas diarias el violín solo después de una buena tunda. Cuando Mozart murió, falleció el autor de piezas muy bellas, que, sin embargo, no cambiaron casi para nada el mundo de la música. Beethoven escribió 9 sinfonías; 7 de ellas obras maestras que cambiaron la forma de ver la música. Resumen: Mozart genio en la precocidad; Beethoven genio en el cambio… ¿Y Arthur Rimbaud?... ¡Ambas cosas!
X
Lamentablemente, cuando Mozart ya estaba entrando en su etapa de genio en el cambio (el Réquiem, sus últimas óperas y sinfonías) es cuando un vecino cornudo decide envenenarlo por estarse echando a su esposa (la del vecino, se entiende). ¿Y Salieri?... Recordemos que Amadeus es una obra de ficción.
X
Rimbaud decide entonces dejar de patear basureros porque ya lo hizo y no quiere seguir en esa moda. Ya fue políglota precoz, homosexualoide con tendencias sádicas, amante de prostitutas, borracho, “toxicómano”, chulo, poeta genial (y también precoz), pornógrafo literario, adolescente fugitivo, revolucionario de la comuna, víctima de violación múltiple, experto en escaparse del colegio y bestialista especializado en perras, según su propia (y poco creíble) confesión. Pasa entonces por otras etapas y delicias varias: caminante trotamundos, marinero, capataz algodonero en Alejandría, capataz de canteras en Chipre (siempre bueno con el látigo), representante comercial, explorador para la sociedad geográfica francesa, estudiante de matemáticas e ingeniería, heterosexualoide con tendencias burguesas, traficante de armas, posiblemente esclavista y finalmente sifilítico. La lista se detiene solo porque la vida de Rimbaud se detiene. Desde muy joven había contraído sífilis en el Yemen, y ahora, a sus 37 años, el tiempo se lo cobra por medio de un tumor en la rodilla.
X
De cómo el mito Rimbaud asesina, con humor negro, a los escritores nacionales
X
En 1940, el músico nacional Julio Fonseca recibe a un padre con su hijito de 10 años. El padre, con un extraordinario nerviosismo, le cuenta al “maestro” que su güila es bueno con el piano, y que tal vez tenga posibilidades. Don Julio toma al niño como alumno y su progreso es tan vertiginoso que una tarde de tantas grita en medio de una concurrencia “¡¡Este será el Mozart de Costa Rica!!” Pues bien, el chiquillo creció, se convirtió en un baladista popular de los años 60 y 70 y montó su propio conjunto. Dio un par de vueltillas por el extranjero pero solo los ticos le dieron pelota; hasta que finalmente, fue descendiendo y terminó tocando piano en los bares de la clase media. Nunca compuso nada original y sus arreglos fueron muy poco creativos. Este “Mozart de Costa Rica” murió hace pocos años.
X
Los candidatos a ser el Rimbaud de Costa Rica oscilan entre 80 y 100, dependiendo de si tomamos en cuenta a los que ya tienen más de treinta añitos. Pero lo cierto es que caminan como Rimbaud, se (des)peinan como Rimbaud, fuman como Rimbaud, y hasta siendo heterosexuales, se cogen a algún carajillo mal parado para asemejarse aún más al ex de Verlaine. Dicho de otra manera, siguen la MODA Rimbaud.
X
Pero, ¿qué putas es punk?
X
¡¿Diay, no quería pollito?! ¡Ya le dimos más de catorce definiciones! Pero para no ser “rimbaudianos” cambiemos a módulo de tolerancia.
X
La música punk es una variante rápida, fuerte y distorsionante del rock clásico. La distorsión (en sentido musical) es obviamente adrede y sus letras casi siempre son agresivas, “vulgares” y antiestablishment. Su intención básica es, como siempre en los grandes (y pequeños) rudos, subvertir y mandar a la mierda. En este sentido, el punk es una respuesta tipo enfermera asesina al derrame cerebral que empieza a sufrir el movimiento hippie de los 60. El mundo rock se estaba suavizando en exceso con las candelitas o encendedores en la mano, los solos interminables y, el peor de los insultos: algunos ya llamaban a suavecitos como Simon y Garfunkel música “rock”. El lema de “paz y amor” ya no estaba funcionando. Había que probar lo contrario. Los punks entonces visten de una manera “violenta” y se comportan como trogloditas, o mejor dicho, más cavernariamente que en el heavy metal. Pero claro, siempre está el peligro de patear el balde. digo, el basurero, dos veces. Entonces los punks se dividen en dos grupos: los posers que también se empiezan a podrir de muerte cerebral y LOS PUNKS QUE DEJAN DE SER PUNKS PARA PODER SEGUIR SIENDO PUNKS. ¿Cómo sucede eso? El movimiento musical punk se convierte en el ancestro de casi toda la música contemporánea que a su vez se originara en el rock el jazz o el blues. Y si no hay relación directa, por lo menos hay relaciones putativas. Sigue habiendo punk puro, pero también hay New Wave, Post-punk, punk alternativo, anarco-punk, punk arte, punk cristiano (¡por el amor de Dios!), hardcore, punk horror, emo, punk nazi (Sieg Heil!), punk gótico, punk Glam, etc.; como también se encuentran las variantes folkloristas como punk gaélico, chicano y celta. Tenemos incluso versiones retro como el punk jazz y el punk blues. Probablemente ya ande alguien por ahí pensando en un punk reguetón o un punk Himno Nacional.
X
Los Locos Addams versión Punk
X
Patti Smith es conocida como La madrina del punk debido a la influencia que su álbum Horses tuvo en el emergente movimiento punk.
X
Iggy Pop, cantante rockero y actor. Es conocido como El padrino del punk debido a las innovaciones y elementos de su estilo, muy influyentes en el entonces nuevo estilo de gritar.
X
William Burroughs es conocido como El abuelo del punk debido a que su literatura sentó las bases de mucho de lo que más adelante se entendería como subcultura punk. De hecho, ese estilo literario está hoy consignado como cyberpunk. Burroughs además trabajó con Kurt Cobain, Iggy Pop (quien dice agradecerle mucho a Burroughs. ¡Jmmmmmm!), Ministry y Frank Zappa, en la esquina metal, grunge, alternativo y punk; y Con Phillip Glass, John Cage y el mismo Zappa en la esquina de la música clásica experimental (¡Sí, queridos, la música clásica contemporánea existe, y es mi género predilecto!). Pero no más de digresión anfetaminizada. Volviendo a Burroughs, también se le acredita con haber aplicado el nombre heavy metal por primera vez al género de rock que hoy lo lleva. Claro que la expresión ya existía en la química y la metalurgia, pero Willy el travieso, a través de sus novelas lo incorpora de diversas maneras en la música y las drogas que menciona. Irónico que un playo sea acreditado con haberle puesto nombre a uno de los géneros del rock considerado como altamente homofóbico.
X
Poppy Z. Brite, novelista contemporánea, es conocida como La heredera de William Burroughs. Las razones son su temática y su estilo narrativo de gran fuerza psicodélica. Sus temas predilectos: los playos jóvenes, el gore, la música punk, las drogas, el vampirismo y la muerte. Su estilo originalmente se llamó splatterpunk, por razones obvias. (Splatter = regar, chorrear, derramar, ensuciar, usualmente de manera violenta; una alusión a la sangre o cualquier otro líquido corpóreo). Últimamente, sin embargo, está tomando más fuerza la denominación body horror (horror corporal).
X
Mea culpas tardías 
X
El punk (para terminar esta punkomanía) se alimentó mucho del rock psicodélico y a su vez dejó una huella indeleble en la música industrial y gótica. Además, se separó del heavy metal en un detalle: la homofobia ya no era uno de sus componentes claves (excepto para los cristianos y los nazis, siempre tan de la manita) razón por la cual el “look rockero” se empezó a adroginizar aún más, aceptando de lleno a Burroughs y permitiendo el desarrollo visual de cosas como el gótico y el emo. Con respecto a la androginia, vale la pena mencionar a Enid Starkie, biógrafa de Arthur: Una de sus tragedias personales era querer parecer un matón, cuando a los 16 años tenía la apariencia física de una niña de 13.
X
Cita final: Dice un gótico: El mae gótico que se sienta compelido a afirmar que es un gótico, no es un gótico.
X
Álex dixit: El rimbaudiano que se sienta compelido a decir que es rimbaudiano, probablemente acabará sus días como personaje de novela, con el nada agradable nombre de Tacio Medina.
X
Nota para Asterión. Indudablemente, Eclipse Total es una cinta genial, con o sin Leonardo DiCaprio. Yo, personalmente, voto por él, aunque nadie me crea que se debe a que creo que tiene talento histriónico.
X
Otra nota: esta vez irónica: en lo personal, no me gusta gran cosa el rock punk; me gusta lo que representa. Mi nota es la música clásica contemporánea y en lo demás, lo los modos alternativos, psicodélicos, experimentales e industriales. Si hablamos en detalle, entonces son The Doors, Nine Inch Nails, Front 242, Pink Floyd, Led Zeppelin y otras cosillas por ahí.

9 comentarios:

Asterión dijo...

¡Vaya una "letanía posmoderna"! (Sin ofender, jaja) Me ha gustado mucho.

La comparación entre Mozart y Beethoven (este último mi preferido), yo la hubiese aplicado también a Baudelaire y Rimbaud (aunque aqui el asunto cronológico se invierte: el segundo, evidentemente, no existiría sin el primero). A Baudelaire lo prefiero antes que a Rimbaud (a pesar de lo que digan varias amistades).

También, Baudelaire es ejemplo de pocos libros (uno o dos, si queremos ser extremistas), con los cuales logra "todo". Aunque en esto sí se asemeja a Rimbaud.

La "poesía maldita" y la "generación beat" han sido una maldición para todos las generaciones, europeas y americanas. Todos siguen pateando el balde, 150 años después, y creen que son "malditos" por eso.

Tu estadistica de aspirantes a Rimbaud es austera y precavida. Con Internet, las generaciones ya no saltan de diez años en diez años, sale una nueva cada día en cada esquina, y todas creen ser la "revolución".

Nota 1: yo también creo que Di Caprio es buen actor.

Nota 2: en clásica contemporánea ya me quedo corto. Apenas llego a los años cincuenta con Berio, Ligetti, Stockhausen (y rara vez los escucho).

Nota 3: en popular anglosajona: The Beatles (obvio), Pink Floyd, Bob Dylan, Leonard Cohen, David Bowie, Tom Waits, Captain Beefheart, Frank Zappa, Robert Wyatt, Rufus Wainwrigth, etcétera, etcétera...

Juan Murillo dijo...

¿Como puede asumirse una postura contracultural mientras estamos envueltos en una cultura basada en la observación, reproducción y apropiación de todos los productos culturales?

La imagen del Ché es un logotipo, el mohawk punkero es parte del catálogo del salón de belleza, los asensinos en serie tienen su propio sitcom (Dexter).

La paradoja reside en que la cultura mainstream se ha vuelto más sarcástica y cínica que la misma contracultura y toda postura contracultural resulta o tan seria que peca de ridícula o tan falsa que peca de ser una mera pose.

De ahí la encrucijada posmoderna, donde las 'grandes causas' como las entendía, por ejemplo, el punk ya no son viables y en medio de la unificación global de la cultura la única rebeldía posible es la de renunciar a toda moda, pose, causa común e individuarse violenta y permanentemente, un poco como lo entendió e hizo Rimbaud. Tristemente, estamos educados (por las escuelas tanto como por la tele) para hacer exactamente lo contrario y creer que si yo también pateo el balde, me compro la camiseta de los Sex Pistol y me pinto las uñas negras como el mae de la tele entónces merezco el gafete de miembro del club rebelde.

Asterión dijo...

Me parece muy acertado lo que señala Juan, acerca de que la cultura mainstream es más sarcástica y cínica que la supuesta contracultura, aunque eso en realidad lo que nos plantea es la ambiguedad o paradoja de qué es contracultura y qué es mainstream.
Y efectivamente, en estos tiempos no habría división posible (¿no habría?).

Por otro lado, renunciar a todo nos lleva a la paradoja de Mafalda: ser parte de la masa de los que no son de la masa.

La posmodernidad (si es que "existe"), para poder sustentarse, exige un cambio permanente. Es decir, a cada segundo, debo descreer de mí mismo y además moverme de lugar: lo que persigue justamente es no tener asentamiento. Esa es su paradoja.

Desde los años setenta, con las transvanguardias, la vuelta al figurativismo, entre otras tendencias, se buscó un escape a la paradoja de la posmodernidad, la cual solamente ofrece un vacío o un callejón sin salida. Ante esto, lo que queda es volver al silencio (Rimbaud), retomar el camino, ver las huellas.

No en balde, mucha de la ciencia ficción nos plantea sociedades que vuelven a la tierra (ya parezco PLN y Monge de 1982), a la agricultura, por ejemplo (claro, después de un apocalipsis).

Por todo ello, siempre sostengo que la única forma de rebelión posible es ser anacrónico: estar siempre fuera del tiempo del ahora, volver al tiempo primigenio antes del tiempo. En síntesis, no ser "contempráneo".

Alexánder Obando dijo...

Juan, esa es la tragedia que trato de resaltar. Aunque la palabra contracultural pueda ya ser un "misnomer" siempre habrá dos contraculturas: la "oficial" (el punk que sigue siendo punk) y la no oficial (el punk que deja de ser punk para poder seguir siendo punk).

De acuerdo, culturalmente, nadie es químicamente puro, pero lo que se haga con la información "apropiada", consumida, es lo que marcará la raya en el piso o la calle. El arte no va a salvar el mundo, ni lo va a hacer más bello; al contrario, te enseñará las realidad de "The Matrix". Pero se debe anticipar: ni la pastillita azul ni la roja nos van a liberar, pero al menos sabremos que hay una diferencia. Y como dijo un gran filósofo adolescente de por estos lados, "No vamos a cambiar nada, no vamos a crear nada, no produciremos siquiera una mini ola en el más ínfimo de los charcos. Solo sabremos que intentamos oponernos". (Cita de memoria. La conversación fue hace casi 20 años). Y como en la película mencionada, tal vez de eso se trate la cultura posmoderna, de darnos la ilusión de que estamos peleando ,ya sea para hacer mejor literatura, para tenderle celadas a los políticos corruptos o para coleccionar todos los animalitos Tosty que estén de moda. la naturaleza humana necesita el reto, por más ficción que este resulte.

Y heme aquí, defendiendo un tipo de música que nunca me gustó porque creo en que eso hace una diferencia, aún cuando los sismógrafos más sofisticados del mundo no registren la más mínima tremolación en el charquito ínfimo.

Lo importante, Juan, no es lo que suceda o deje de suceder.

Lo inportante es lo que lo que yo crea que ha sucedido o no ha sucedido.

Por eso mi oficio es la ficción.


PD: Mi respuesta al comentario de Asterión está por aquí cerca, en la entrada anterior o posterior.

Y como suele decir una poeta local después de mandarlo a uno a la mierda. "Qué esté cada día mejor". Je je je jejej; mae, eso sí es posmoderno!!! (Se caga de risa).

Alexánder Obando dijo...

¡Puta! Creo que los tres estamso peleando... eh... discutiendo en tiempo real. ¡Otra aprpiación? Jmm!! :)

Asterión dijo...

Álex, te invito a visitar estos dos blogs, a ver qué te parecen:

www.delicuescencias.blogspot.com

www.bedoyapoesia.blogspot.com

Saludos.

Falsa Lesbiana, Tortillera Resentida dijo...

bueno o sea que por mi jerga no entendes nada de lo que esta en mi blog?

Alexánder Obando dijo...

Mujer, todo lo que vos decís se entiende perfectamente.

Mi duda es si entendes la montaña de localismos josefinos (de san josé) que yo uso.

Warren/Literófilo dijo...

Rimbaud mostró que a sus 19 años que la poesía no hay que tomarsela en serio, apuesto que ahora se caga de la risa (en donde diablos esté) viendo como sabihondos tratan de buscarle cinco patas a su poesía, mientras se ríe escucha de fondo I Should Stay or Should I Go, o God Saves the Queen, de pronto hasta la Polla Records. Abrazos Obandiux Van Der Bolaños.