SEGUIDORES

sábado, octubre 02, 2010

MIS CONSEJOS PARA ESTAR EN UN TALLER Y PARA APRENDER A ESCRIBIR BIEN


En el orden usual: 1. Peter Orlovsky, poeta y pareja sempiterna de Ginsberg. 2. William Burroughs, novelista, sosteniendo una cámara. 3. Allen Ginsberg, poeta, fumando. 4 Alan Ansen, editor, amigo del grupo, ayudaba en ese entonces con el fatigoso trabajo de los "cut-ups" de Burroughs. 5. Gregory Corso, poeta, con anteojos oscuros. 6. Ian Sommerville, músico y especialista en sonidos electrónicos; novio de Burroughs por esos días. 7. Paul Bowles, novelista y cuentista, de traje entero. Un grupo de amigos (y amantes) escritores es también un taller literario. Muy pocos han escrito y publicado en completa soledad con éxito. La tentación a jugar de dios es muy grande, especialmente entre los poetas.


1. Lea de todo, desde lo pésimo hasta lo genial. Solo así distinguirá uno del otro. Y solo así sabrá dónde está lo suyo.

2. Hable con todos: taxistas, oportunistas, travestis, abuelitas y genios.

3. Escuche TODAS las recomendaciones y PONDÉRELAS. Y entre más ridículas, pondérelas aún más.

4. Escriba, escriba y escriba.

5. CORRIJA, CORRIJA Y CORRIJA.

6. BOTE, BOTE Y BOTE. (No se vale saltarse esta).

7. Después de escuchar a todos, (no antes) consulte con sus instinto.

8. Vaya a talleres y tómelos en serio, sin dejar de vacilar, de tomar y de fornicar todo lo que pueda, que también son para eso.

9. Un taller es tan bueno como lo sean sus integrantes. En ellos todos aprendemos a escribir mejor, pero solo los que ya tenían la aptitud saldrán adelante. Los demás volverán a sus oficios anteriores.

10. Hay talleres mal dirigidos con buenos aprendices.

11. Hay talleres bien dirigidos con malos aprendices.

12. Hay talleres bien dirigidos con buenos aprendices.

13. Y también hay talleres trascendentalistas.

14. Tenga huevos (afuera o adentro del cuerpo) y no le eche la culpa a un taller por sus fracasos personales. (Recuerde el punto 9, el taller es tan bueno o tan malo como lo sean sus integrantes).

15. Un buen aprendiz aprenderá mucho aun en un taller malo.

16. Un mal aprendiz no aprendería ni aunque tenga a Eunice, a Yolanda y a Quincho de instructores. Saldrá muy motivado y muy inspirado pero Salamanca no otorgará lo que natura no da.

17. Recuerde muy bien que si nadie cree que usted es un buen escritor, (de veras, nadie, nadie [a excepción de la pareja de turno que siempre es un/a arrastrado/a]) los grandes culpables son sus tatas por no aportar mejores genes.

18. Las grandes lecturas son como los astros: inclinan pero no obligan. Y mucho menos hacen milagros.

19 Si tiene novio, siempre le dirá que usted es "genial" escritor/a para poder cogérselo/a.

20. Si tiene novia siempre le dirá que usted es "genial" escritor/a para poder cazarlo/a.

21. Si usted es mujer u hombre gay y tiene novio, ese humilde novio suyo tratará de pavimentar su camino hasta su cama con montañas de poesía. Usted decide si deja que construya esa montaña en su cuarto (o en la casa de un compa).

22. Cada vez que crea que un taller es totalmente malo, vuelva a ver hacia un espejo. Ahí encontrará al genio que no necesitó de ese taller, o al fracasado que le dio peor reputación.

23. La poesía es grande, lumínica y maravillosa, pero no resuelve más que el tedio mientras alimenta el triste ego. Algo muy parecido se puede decir de la prosa. Pero tanto el buen escritor como el buen lector son onanistas de armario. ¡Participe: Es una orgía cósmica!

24. Por último, diga lo usted diga, y diga lo que yo diga, solo aquello que escribimos dirá la verdad. Nuestro corpus siempre invalida nuestras excusas.

13 comentarios:

Cristian Marcelo Sánchez dijo...

Estimado Alexander: Después de leer el comentario de David Cruz, y de releer tu decálogo y tus consejos, y de divertirme leyendo los comentarios en contra y a favor, solo puedo extender una inmensa sonrisa. Yo, por dicha, nunca tuve que pagar en el taller de Chico, ese viejito estalinista y homosexual, que me enseñó que lo único que se podía hacer en esta vida era leer y corregir. Si algo extraño de los noventa era el cafecito y el cigarrillo, la camadería de los compañeros del taller, las tardes leyendo, corrigiendo, intercambiando ideas y esperanzas. Muchos pasaron por el taller de Chico Zúñiga Díaz, pocos estuvieron tanto tiempo como este servidor. Sin embargo, estos talleres del siglo XXI, me parecen más escuelas de la niña pochita, o fábricas de salchichas: lea esto, escriba esto, piense de este modo... En el Café, nadie nos decía que leer, cada uno iba leyendo según su parecer y su interés, en eso radicaba la originalidad y la variedad del grupo: un verdadero paraíso perdido, una edad de la inocencia.
Un abrazo fraterno desde este desamparado zig-zag

FRANK RUFFINO dijo...

Escritor Alexánder y estimado Poeta Cristian M. Sánchez:

No creo en talleres, creo en ser no más original, pero lo poquillo que he cosechado de reconocimiento es por ser yo a la hora de escribir y decir mi visión del mundo reciclada desde lo interno.

Amigos compatriotas: Les pongo este comentario que dejé en el blog del Comandante Hugo Chávez:

CÁPSULAS REVOLUCIONARAS:

I

UNA CORTINA NEOLIBERAL Y FASCISTA DESCIENDE SOBRE TODA AMÉRICA LATINA

Al leer las reflexiones del Gran Líder Fidel Castro no guardo lugar para la duda y así lo anuncio: una cortina neoliberal y fascista desciende sobre toda América Latina. Quien no siga este sistema de mercado salvaje y esta ideología de los antiguos oligarcas (que siempre siguieron siendo los mismos, ahora más injustos y rastreros contra la Humanidad: más acaparadores y malvados que los propios judíos), pues simplemente está en la mira de los jefes de Washington D.C. La legisladora Piedad Córdoba responde a estos lineamientos de la estrategia yanqui para sumirnos en otro período oscuro cuando alentaban dictaduras derechistas como la del sádico Augusto Pinochet (quien no tenía nada de augusto), Alfredo Stroessner Matiauda, Manuel “cara de piña” Noriega, Anastasio Somoza y tantos otros asesinos engendrados por las 52 estrellitas de la ignominia, que son eso para nuestra Gran América Hispánica. Esta guerra fría iniciada por los E.U.A. llegó hace unos meses a mi querido país Costa Rica, una nación que había abolido el ejército en 1948 y una de las más conspicuas democracias del orbe, pues ahora tiene al más poderoso ejército de la tierra volando por nuestro espacio aéreo, recorriendo los blancos caminos de la Patria, sumergidas negras naves en sus prístinas aguas marítimas, barcos artillados hasta los dientes, como esperando reprimir a los adversarios patriotas de esta “dictadura en democracia”, así bautizada cínicamente por el propio Óscar Arias, una suerte de “PRI” neoliberal y pro yanqui principiando por el propio gobierno de este ricachón y continuando en el poder al montar a dedo y descaradamente a Laura Chinchilla y que seguirá con su hermano Rodrigo o el títere que se alinee con ellos y el Tío Sam.

Abrazos,
http://poetafrankruffino.blogspot.com/
http://costaricaenpeligrodeextincion.com/

Mauro "Flamehowl" dijo...

Uf, desaparecido un poco de este medio, Absorción total por la U y el trabajo pero bueno.

Comparto un poco lo expresado por el Señor Marcelo, a mi parecer y sentimiento, muchos talleres literarios (esperando que no todos) se han convertido en un sitio de imposición de ideas y estilos, por mi parte y como Alex y Ruffino lo ha notado tengo un estilo un poco peculiar, que debe ser muy pulido, mas si el pulirlo en talleres que me hagan perder lo que he sido literariamente y perder eso que impregna mis letras es mejor evitarlos. y si existiera algún taller que sus personas digan si, este vale la pena, este ayuda a construir y a crecer, no a moldear a antojo del que lo imparte, pueden comunicarmelo. (Todo lo que sea buen aprender vale la pena je je).

Alexander con respecto a la nota 6. bote bote bote, creo que se le puede adjuntar, 6.1 junte junte junte, pues a veces la primera opción puede ser la que en partes contenga lo mejor del alma y esta en el fondo del basurero je je je

Alexánder Obando dijo...

Me permito subir aquí un comentario que ESTEBAN UREÑA colocó por medio de Facebook, hoy 4 de octubre a las 08:00:

"Gracias, amigo. Me divirtió la entrada, tenés esa habilidad de decalogizar tan admirable, todo aparece tan numeradito. Todo tan cardinal, o más bien ordinal, pero así parecen también los capítulos de EMVP, dan ese ritmo como de serie matemática. Un taller como aquel no es un espacio de libertad creativa, sino de “immixture”. Hay una parte de lo que surge que solo muy difícilmente se le podría adjudicar a cada uno individualmente, quizás hasta sea posible decir que el Eunice escribía".

sOren vargAs dijo...

1. Adhiero (y practico). 2. También. 3. Voy a ponderar más las ridiculeces. 4. Llevo meses que escribo mucho.. pero en facebook :/. 5. Hay épocas que uno no tiene ni esa capacidad. 6. Esa es la que más me gusta. 7. Mmmmm... 8. Que fácil decirlo, pero uno vive en Escazú y esas zonas de nadie... 9. No lo había pensado así. 10. Fatal. 11. Frustrante. 12. Escasos. 13. Jajajajajajajajajaja. 14. Ya me dio terror conocer los talleres sobre los talleres... 15. ¿Y qué aprenderá...? :S. 16. Principio de realidad (dios sí es perverso). 17. "Principio de exclusión literaria por selección natural" (también hay ciencia de la literatura, ¿quién dijo que no?). 18. Muy bien dicho. 19-20. Pues a mí nunca me dijeron eso :/ (claro, estaba casado). 21. O con unos versos bien malos, pero en francés. 22. Me dio entre risa y asombro. 23. Son risas, ¡muchas! :D 24. Sos una riqueza, Álex.

13. jajajajajajajaja (reprise)

César dijo...

No soy escritor, no sé si algún día lo seré, pero en algún rincón de mí mismo un rebelde me dice que lo intente.

Nunca he ido a un taller literario por lo expresado arriba, comparto la desconfianza de algunos en las fórmulas, pero no descarto sugerencias.

Saludos.

Alexánder Obando dijo...

Cristian, has tocado un punto clave. No se trataba de lo que nos podían dar a leer sino de lo que cada uno de nosotros descubría semanalmente y luego compartía con los demás. Yo llevaba a Charles Olsen, Mauricio llevaba a Marin Sorescu y Arturo Solís llevaba a Silvio Rosríguez. Gabriel Sánchez llevaba a Gramsci o Pasolini y Esteban llevaba algún alemán de nombre impronunciable. Así conocimos una enorme cantidad de autores y de estéticas muy diversas, algo que siempre me ha calado muy hondo, es decir, la convicción de que la poesía es multiforme, de muchas y diversas estéticas. Eso, creo también, es lo que ha hundido al monofásico trascendentalismo.

Creo firmemente que la ventaja de ustedes fue tener a un caballerazo como don Chico; y el nuestro fue no tener gurú.

Alexánder Obando dijo...

Frank, no participar de talleres es un derecho muy tuyo y de cualquiera, pero creo que se pierden una manera notable y muy variada de aprendizaje.

Alexánder Obando dijo...

Mauro: de acuerdo en que que hay talleres que roban el alma (como el Círculo de Poetas Costarricenses, donde tras la muerte de Debravo se hizo, y sigue siendo, obligatorio escribir como Laureano Albán). Pero también creo que hay talleres buenos. A mí, creo sinceramente, me tocó un taller súper tuanis. Y espero que tengás la misma suerte. Soy de los convencidos de que por más bueno que uno sea, aprende mejor con otros, a no ser que sea un genio.

Alexánder Obando dijo...

Soren, gracias por tus aporte. Siempre en todas, Herr Kierkegaard.

Alexánder Obando dijo...

César, "mens sana in corpore sano" es una gran mentira. La mayor parte de los genios han tenido un cuerpo hecho picha. Creo que vale más "mente abierta en cuerpo como quiera". Nunca es malo estar abierto a sugerencias. Pero, ya, sin ánimo de querer sonar didáctico, aplaudo tu actitud.

Germán Hernández dijo...

¿Qué puede tener de malo una reunión de amigos?

¿Y si estos se pretenden escribidores y hablan acerca de ello, qué puede tener de malo?

¿Y si surgen ínfulas y sueños en medio de la tertulia... y estos continúan más allá, en el tiempo, ante la página en blanco, qué puede tener de malo?

Coincido con Cristian... paraíso perdido...

Concuerdo con tu lista Alex... uno sabe perfectamente a que te refieres...

Saludos!!!!

Alexánder Obando dijo...

De acuerdo, Guega, somos expatriados.