SEGUIDORES

lunes, julio 18, 2011

MUSEO DE MIS AMORES

El LACMA (Los Angeles County Museum of Art) tal cual luce hoy.

Al cumplir años esta semana, me preguntó mi sobrina a dónde me gustaría ir. Sin pensarlo dos veces dije el LACMA, el museo que he visitado varias veces en mi vida y al que he visto crecer conforme pasan los años.


Homenaje al alumbrado público de la ciudad de Los Ángeles durante el siglo XX, titulado Urban Lights. Está hecho con los diversos tipos de alumbrado público de la ciudad, varios de ellos aún en vigencia. (Entrada principal del LACMA). (Gracias por la aclaración del título a Bernie).

Fundado en 1910, el LACMA estuvo en Exposition Park (donde se encuentra el Coliseo de Los Ángeles) hasta 1961. A partir de entonces tiene su nueva sede sobre las calles Wilshire y Fairfax, más o menos a cuatro kilómetros de Midcity, la zona de mi niñez. Con un total de siete edificios en funcionamiento y dos en construcción, el LACMA es el museo más grande del oeste del continente norteamericano. Mucho de ello, claro, se debe a la riqueza material de la ciudad de Los Ángeles.

Mi sobrina Katherine y su esposo Art acercándose al museo por la calle Orange Grove.

Cuando llegué al museo por primera vez en mi vida, era el fin de los años 60; el movimiento hippy rugía en las calles de la ciudad, el museo constaba solamente de dos edificios, y yo usaba anteojos de pasta gruesa marca nerdo. Pese a mi interés, comprendí muy poco de aquella fabulosa colección.

La nueva fachada egipcia (años 80).

La fachada de templo egipcio del museo fue agregada en los años ochenta. A mí eso me enojó mucho porque tapó la antigua fachada futurista. Si alguno de usted ha visto la película Conquest of The Planet of The Apes / Conquista del planeta de los simios (1972) entonces ha vista la vieja fachada del museo. Pero bueno, era parte de un gran proyecto de ampliación que ha ido dando sus frutos.

La antigua fachada usada para que Roddy McDowell y otros hicieran monerías al mejor estilo de los militares hondureños.

Una escena de Conquest of The planet of The Apes, 1972.

Mi segunda visita al museo fue en el año 1980. esta fue la más fructífera de todas. Fui con un grupo de amigos turistas con quienes tuve que hacer de guía explicándoles diversas cosas. El más beneficiado, como todo docente sabe, fui yo mismo al tener que leer etiquetas y mapas por montones. Esa vez conocí cosas que se me quedarían en la mente para siempre: un centauro de madera de Picasso, un Shiva Nataraya hindú y varios paneles de piedra del palacio de Asurbanipal en Nimur.

Por fin de vuelta, después muchos años.

La tercera vez fue en 1997. Para ese entonces, el museo ya llevaba cuatro o cinco edificios y cada vez se expandía más. La visita fue corta porque mi hermano no podía caminar mucho. Pero aun así, como siempre, el museo fue todo un placer.

Amistades y familiares de otros tiempos en que todos éramos más bajitos.

Marduk Glorioso dirigiendo los ejércitos de Asiria. El bloque tallado es de aproximadamente tres metros y medio de alto. (Si usted lee asirio-babilonio puede hacer clic en las imágenes para ver el texto ☻. Pero si no lee lenguas antiguas, haga lo mismo que yo: simplemente amplíe la imagen y disfrute de la estética del cuneiforme).

La primera vez que vi estos gigantescos bloques tallados no pude dormir durante varias noches; no por miedo sino por el asombro.

Puerta de hierro con baño en oro. Kiev, Ucrania, s XIX. 

Un saludo a Rembrandt, pero lamentablemente no recuerdo el nombre del caballero en el cuadro.

Lo mismo: recuerdo a Guido Reni pero no el nombre del cuadro. (Obviamente los siglos XV a XIX no son mis predilectos en el arte occidental).

Dionisos pateándole el culo a la fratricida Ariadna. Ahora lo que no recuerdo es al pintor.

¿Qué es un museo sin un nenúfar de Monet?

"Gordo más grande vale por dos". El Balzac chingo de Rodin y el Obando vestido de mi mama.

Las estatuillas de Giacometti, una imagen recurrente en mi literatura.

Eso es lo que he tratado de decirle a mis amigos a lo largo de este viaje en el arte. Mucho de lo que aparece en El más violento paraíso, ya sea como imagen o como tema, tuvo su origen en dos fuentes fundamentales. 1. La Catedral de Santa Sofía (copia en miniatura de Hagia Sophia) sede de la Iglesia Ortodoxa de los Ángeles, ubicada exactamente frente a la escuela católica donde me eduqué y 2. La visitas recurrentes al LACMA. Nada es gratuito. Todo lo que vamos a crear ya está en el fondo de nuestra psique y nuestras experiencias vitales. Solo hay que traerlo a la superficie y agrgarle detalles contemporanizadores.

Pero sigamos con el paseo.

El arte del siglo XX me llega mucho más que el de otros períodos.

Anduve buscando un bello Pollock que recuerdo muy bien, pero lo que me emcontré fue un Motherwell. (Luego recordé que el Pollock está en Cincinnati, donde lo más seguro nunca lo volveré a ver).

¿Alguien quiere jugar "pool"?

Cold Shoulder de Roy Lichtenstein.

Centauro de Picasso. (En 1980 esta escultura en madera estaba en uno de los balcones a los que ya no hay acceso. Con mi habitual impericia visual me tropecé con el bicho, que yo creí era un poco de basura. Recuerdo accidentalmente haberle torcido un poco una pata, pero ahora no se nota. Tampoco sé si jamás se dieron cuenta ☺).

Mujer con estola azul, Picasso, de su periodo rosa.

Esto no es una pipa.

Este no es un gordo.

El Libertador de Magritte.

Ives Tanguy. Recuerdo que es el pintor surrealista predilecto de mi amigo Mauricio Molina. (Gracias, Otralola, por detectar el "dedazo" mental).

Ilustración original para los afiches publicitarios de "M", filme de Fritz Lang.

Cuando un Miró parece un Pokemón.

Picasso, uno de sus rostros en busca de la cuarta dimensión (el de la derecha).

Suena cursi decirlo, pero cómo me gustaría que pudieran ver conmigo este museo una y otra vez. De eso se tratan coger y soñar: de repetir la misma experiencia placentera una y otra vez.


Apéndice

Catedral de Santa Sofía, Los Ángeles, sede de la Iglesia Ortodoxa local. La cúpula es una copia en miniatura de la de Hagia Sophia en Estambul. Esta iglesia se localiza exactamente a dos cuadras y media de mi primer domicilio en Los Ángeles. De niño, siempre me impresionó este edificio, no solo por su imponente despliegue arquitectóncico sino además porque para nosotros era una especie de "culto misterioso" eso de ser cristiano pero no católico. Y como si fuera poco, todo el edificio estaba rodeado de frondosos y bellos laureles que algún patriarca criminal eventualemente mandó a cortar. 

 
Frente de la Catedral de Santa Sofía. El pequeño edificio que se ve a la extrema derecha del cuadro es la Saint Thomas The Apostle School, la segunda escuela-colegio a la que asistí en Los Ángeles.

Dedicado en 1952, este templo es otro bello recuerdo de mi niñez.

Hasta la próxima.

27 comentarios:

Bernie dijo...

El "Urban Light" de Chris Burden, ese tributo al alumbrado público del museo de tus amores, se usó para filmar una escena nocturna de la película "No Strings Attached" con Natalie Portman y Ashton Kutcher. Very cool setting!!

FRANK RUFFINO dijo...

"Todo lo que vamos a crear ya está en el fondo de nuestra psique y nuestras experiencias vitales".

Amigo Alexánder:

Sobre tu atinada cita entrecomillada:

...solo falta ordenar las piezas o bien desordenarlas, depende de nuestro estilo personal de ver las cosas y abordarlas estéticamente: construirlas o deconstruirlas. Ahí reside el talento, la capacidad del poeta, artista o escritor, y la mayoría perecen en el intento aunque ahora, en esta era de sobre información y sobre exposición, creamos que hay muchos escritores, poetas, pintores buenos... No: pasa como con los sucesos del 6 y 7: solo destacan la nota roja y llega el pobre televidente a percibir el mundo más violento, a tener más miedo y angustias gratuitas. Se percibe todo más, aunque la realidad no sea tan dramática (sin mencionar la sarta de calamidades y de situaciones de violencia focalizadas en tradicionales puntos rojos del planeta qeu ya todos conocemos).

Gracias por hacer de guía por ese fantástico museo de tus amores. Te quedó muy bien esta entrada. Cumpliste tu misión.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

FRANK RUFFINO dijo...

...Lo olvidaba: Gracias por pasar y opinar de mi poema "Autorretrato con preguntas finales".

FRANK RUFFINO dijo...

También olvidaba esto:

Tú que poco llegas a opinar sobre un texto poético o antipoético, y menos en un blog nacional (lo mismo me pasa con el futbol, religión y otros temitas engusanados: cada quien tiene sus gustos y aficiones y no pasa nada) cuando dejaste tu comentario tal vez no advertiste que era el comentario número 53, la edad que cumplías hace unos días (opinaste en el momento preciso).

Abrazos,
Frank.

P.D. Eso son buenos augurios.

http://poetafrankruffino.blogspot.com/2011/06/autorretrato-con-preguntas-finales.html#comments

Sentenciero dijo...

Álex, pasar del antiguo Súmer al París de inicios del siglo XX (y al NY de mediados), en cuestión de horas, es algo que convierte a los grandes museos en sitios nacidos directamente de la literatura fantástica. Esos viajes, ahora que te leo y recuerdo, son como tu Constantinopla que deviene Bizancio e Istambul y después la Luna, con cada salto de página.
Abrazo, buenísima experiencia.

Gaspar dijo...

Muchas gracias Alexánder! Mas fotos! De tu... el arte... que es una buena selección que eligió!
y cumpleaños feliz!
Cecil

Juan Murillo dijo...

Fabuloso Álex. El cuadro de Dionisos me dió risa, está buenísimo; "Esto no es una pipa" de Ernst es un super clásico.

Yami dijo...

Muchas gracias Alexander, disfruté mucho tu crónica de la visita al LACMA, muy buenas fotos y tus comentarios siempre logran hacerme sonreír ^_^

Daniel Arayuela dijo...

No hay nada como partir, solo regresar. Qué mal, yo no paso del Museo Nacional... que no está mal, pero hasta lo bonito cansa...

Marco L. Méndez dijo...

"Se queda muy atrás al Museo Nacional. No tiene la estatua de Figueres ni el Nobel de Arias" diría un liberacionista.

Me da envidia, pero de la buena. Que ni los terremotos, ni el pequeño Arnold o el fantasma de Ronald Reagan hagan de las suyas para que este museo continúe en pie.

Otralola dijo...

He disfrutado mucho esta nota, aunque Tanguy, el querido Tanguy no es impresionista, por época y estilo, fue parte del círculo de surrealistas. Los impresionistas en el medio siglo antes de que Tanguy naciera, perseguían la luz, que como esta nota, está llena de destellos luminosos.

Wílliam Venegas dijo...

Esto se llama hacerle a uno la boca agua. No sigo porque empiezo a quejarme de mi suerte.

Luissiana Naranjo dijo...

qué lindas fotos y el recorrido que haces, lo disfruté con tus explicaciones!!!

Soren Vargas dijo...

Qué maneras de entrada, la he disfrutado muchísimo. Casualmente por estos días pensaba en aquellas cosas que nos impresionaron en edades tempranas y que nunca se van: es un asombro persistente. Gracias Álex, por agarrar esa arcilla ya de por sí preciosa y transformarla en literatura, y mil más por enseñarnos ambas.

Recuerdo la anécdota del centauro, que hasta ahora pude conocer. Por cierto, por ahí vi la puerta de mi baño... y el caballero que me sale en el cuadro es Alexander Obando. Esto no es un gordo: es una obra de arte.

Un abrazo muy grande.

Alexánder Obando dijo...

Bernie, thanks for your insightful information. De veras que es un escenario apropó para más de una maravilla.

Alexánder Obando dijo...

Sentenciero, muchas gracias, y sí, tenés toda la razón: los museos son máquinas del tiempo solo comparables a lo que podemos vivir en la literatura.

Alexánder Obando dijo...

Frank:

Fue un placer visitar tu blog. Por otro lado me alegra que esta entrada te haya gustado.

Alexánder Obando dijo...

Frank:

Y gracias por lo de los buenos augurios. lo tendré en cuenta. Pero no es certo que visito poco los blogs nacionales, sino que suelo visitar menos aquellos que son monotemáticos.

Un abrazo.

Alexánder Obando dijo...

Cecil, ¡cómo me alegra verte escribiendo en español! ¡Adelante! y cada vez que pueda, subiré algo más sobre las artes plásticas.

Alexánder Obando dijo...

Juan:

Gracias a vos por pasar. Solo un detalle: la pipa es de Magritte, no de Ernst.

Alexánder Obando dijo...

Yami, me alegra que te haya gustado. Trataré de meter más cosas interesantes. Abrazo.

Alexánder Obando dijo...

Daniel Arayuela:

No puedo contestarte porque no encuentro correo para escribirte.

Alexánder Obando dijo...

Marcos parece que el tiempo ha visto este museo con buenos ojos, como señalás. Ni los reaganomics de los 80 lograron desestabilizarlo. pero bueno, en este país el arte depende mucho más de la iniciativa privada que del estado.

Alexánder Obando dijo...

Otralola:

Una vez más te quedo agradecido por corregir mi "dedazo" mental. Y me alegra que disfrutaras del paseo.

Alexánder Obando dijo...

Querido William: No me diga que usted no ha tenido la oportunidad de visitar museos como este o sino mejores. Pero tiene razón en algo: es muy trsite tener que salir del país para poder ver algo así.

Alexánder Obando dijo...

Luissiana:

Gracias por tus comentarios. Me alegra que disfrutés de estos paseítos.

Alexánder Obando dijo...

Sören querido, ¿y si te dijera que tu comentario me conmovió mucho? ¿Qué me hizo pensar que estas entradas de blog a veces no son del todo inútiles?

Gracias y un abrazo.