SEGUIDORES

domingo, julio 03, 2011

BAJO LA LLUVIA DIOS NO EXISTE


El artesano, por IMustBeDead

Warren Ulloa ha terminado de escribir su primera novela, Bajo la lluvia dios no existe. Y es una novela desgarrada y desgarradora; llena de violencia y de tumultuosos cambios en el paisaje emocional de sus protagonistas. El texto es, por tanto, ulloaniano en más de un sentido.

Comienza con la repentina epifanía de María Belén Bracamontes en la prosaica vida de Bernal Prado, un adolescente pipi cuya preocupación más devastadora en la vida es cuántas espinillas se podrá reventar el día de hoy.

Pero María Belén -o Mabe para sus amigos- es diferente: Transgresora y culta, violenta y educada, narca y poeta... Esta hermosa versión adolescente de "Patty-Hearst-meets-Madonna" entra en la vida del mediocre Bernal y destruye toda noción de vida común y corriente que le pueda quedar al joven enamorado.

Entre coitos, house parties, viajes alucinógenos, recogidas y distribuciones de hongos, fiestas cuyo propósito parece ser la ostentación de las clases altas y diversos viajes locos e iniciáticos aquí y allá, Mabe y Bernal van cimentando su relación mientras deben sortear el aterrador mundo de los adultos. Mundo que los agrede a partir de los monstruos de veinte y tantos años como Ratatás, cuyo apodo, más que jitanjáfora inocente, se despliega como semi-tautología de su condición sub-humana; una suerte de Calibán contemporáneo.

Y además está don Lorenzo, el padre de Bernal. Hombre alcoholizado, iluso, irresponsable y por último psicosiado por sus propio fracaso vital. Está doña Ofelia, madre de Mabe, irremisiblemente perdida en el mundo New Age de la cuasi tercera edad; el mundo de las personas que no pueden lidiar con las injusticias del planeta Tierra. Y también, claro, Agustín, el chico malo de la película de Warren a quién se le achacan los desfavores usuales de la buena sociedad: narcotraficante (o amigo de los mismos) y enfermo sexual (saco donde se meten pederastia, incesto y pedofilia como si fueran lo mismo). Pero es que ese es quizás el punto más débil de la novela: la moral burguesa es aquí tanto censurada como utilizada para sustentar el esquema de valores del mismo texto. En otras palabras (y tratando de parafrasear a Warren) ¡qué picha son estos valores burgueses!, ¡una completa mierda!; pero usémoslos, sin embargo, para distinguir a los buenos de los malos en esta novela. Y es este aspecto de Bajo la lluvia dios no existe donde el texto de Ulloa no pasa la prueba del cliché ideológico.

Mariposas, por IMustBeDead

Y sin embargo, es una buena novela...

Buena porque entretiene. Buena porque sí logra destapar con creces la gusanera de nuestras clases media y alta. Y sobre todo buena porque Warren Ulloa despliega en ella un alto nivel de virtuosismo en la captación de esa extraña y voluble cosa llamada jerga adolescente, un mundo donde los genitales y sus diversos nombres y variantes son príncipes y princesas para glorificar o para denostar. Mundo libre punto com del machismo más acre donde un jugador malo no es un perro sino una perra, y donde una novia no es una mujer sino una güila. Paisaje lleno de playadas, mierdas, vergas, enjaches, culos y putas. Mundo por demás densamente lingüístico donde el tropo y la metáfora son también verdadera realeza. No es fácil navegar en esa jerigonza cuasi dialectal de nuestros adolescentes, pero Ulloa Argüello, asistido quizás por una natural inclinación hacia esas hablas, cumple la tarea cum laude.

Es bueno apuntar, finalmente, que los estereotipos de la novela no obstan para lograr un valioso texto que toda persona joven en Costa Rica debería leer (o mejor los docentes, que siempre subestiman a sus alumnos). La novela pone al día lecturas bellas pero "arcaicas" como Marcos Ramírez o bellas pero ingenuísimas como Pantalones largos. (O quizás deberíamos decir que es la versión Los padres terribles [Cocteau] de esas dos novelas costarricenses). Como sea, aquí hay un espejo más real de lo que es la alta sociedad joven de Costa Rica, un grupo que no va para ninguna parte, pero que aún así sigue haciendo maletas desesperadamente...

Acompáñese esta breve novela con coca light prensada con guaro de contrabando y unos cuantos episodios de Family Guy o South Park. El efecto deberá ser bastante aproximado.

19 comentarios:

Henchoz Érika dijo...

Warren es atrevido, directo, frontal. Sin medias tintas ni miedos porque conoce lo que escribe. La novela, además de que te desgarra y arranca de la piel un sector de la sociedad nada limpia, denuncia verbalmente esas verdades insostenibles de jovencitos y jovencitas que transitan como nada por las calles. Aquí lo encubierto, trasgrede. Su escrito es brutalmente aterrizado de lo que algunos no quieren saber y menos aún, enfrentar.

Benedicto Víquez G. dijo...

Nos referimos a la publicación de la novela de Warren Ulloa Argüello Bajo la lluvia Dios no existe.Y de paso abro el debate con una pregunta al amigo Alexánder Obando Bolaños que más que interrogante es una inquietud, cuando afirma: Pero es ... que ese es quizás el punto más débil de la novela: la moral burguesa es aquí tanto censurada como utilizada para sustentar el esquema de valores del mismo texto. En otras palabras (y tratando de parafrasear a Warren) ¡qué picha son estos valores burgueses, una completa mierda!; pero usémoslos, sin embargo, para distinguir a los buenos de los malos en esta novela. Y es este aspecto de Bajo la lluvia dios no existe donde el texto de Ulloa no pasa la prueba del cliché ideológico.
Tengo la sospecha por donde va el asusnto pero me gustaría que fuera el propio Obando el que nos explicara más esa apreciación.

Benedicto Víquez G. dijo...

Totalmente de acuerdo Alexánder Obando Bolaños. No hay duda en lo que con acierto apuntas. Y no solo eso escapa a las responsabilidades y culpabilidades en nuestra sociedad. Por lo general se explicitan consecuencias y a la hora de buscar l ...as causas se aacude a los estereotipos más fáciles y engañosos, pero escasamente a las verdaderas razones y vos das ejemplos de todos ellos. Sabía que por ahí iba tu reserva pero una novela y muy pequeña en extensión como la que comentamos difícilmente hubiera incursionado con voces propias de esos personajes en esas dimensiones cognitivas que señalas, no obstante esa limitante más que deficiencia, se ve superada por las voces de personajes que no solo son víctimas de esa sociedad, sino que exponen su propio fracaso como seres vivientes. Si el lector es avisado puede, como lo hiciste vos, entrever que esos personajes no solo son víctimas de sus propios yerros sino de un sistema degradado que desde hace mucho tiempo se desea y a fe que lo han logrado, ocultar a toda costa, tanto por medio de la religión, la educación formal, los medios de comunicación y hasta la cultura de la élite intelectual, como lo vemos en tanta literatura encubridora en todos los tiempos.Ver más

Alexánder Obando dijo...

ESTE COEMTERIO VA INMEDIATAMENTE DESPUÉS DEL PRIMERO DE BENEDICTO VÍQUEZ.

La novela se alimenta de clichés y valores sociales propios de la burguesía costarricense para definir la naturaleza de sus personajes. Agustín es malo porque es "pedófilo" (falso, es pederasta) y es doblemente malo porque trafica con droga ...s. Mabe, sin embargo, hace exactamente lo mismo (trafica con hongos, cosa que ya le ha valido la expulsión de dos colegios) y ha sido novia (impuesta, según la novela) de Ratatás, un pequeño calibán sucio que también resulta amigo de Agustín. Es decir, Agustín es culpable porque es adulto y "sabe lo que hace". Mabe, que hace lo mismo que su padre, "no es culpable porque es adolescente". Este es el caldo de cultivo en que nada la psicología colegial en CR," los chicos no son culpables porque son chicos, son solo víctimas". Y la exculpación de los jóvenes se manifiesta como un síndrome social donde la sociedad NO ASUME su propia realidad y traslada la culpa a individuos previamente estigmatizados: los "pedófilos" y los "narcotraficantes", una simplificación donde a nadie se le ocurre ver en Mabe o en Bernal la misma pudrición que hay en sus padres. Con todo este burumbúm se logra evadir una verdad mayor: la sociedad es culpable e su conjunto y no solo el producto de algunos desviados dentro de la santa clase alta costarricense. Agustín, Ofelia, Lorenzo y quizás también Fabiola resultan chivos expiatorios de una sociedad que no se asume.

Asterión dijo...

Lo que resulta más inusual es reseñar una novela que aún no ha salido, pero bien vale la pena como forma de darle realce, especialmente porque asumo que ya somos varias las personas que la hemos leído.

En términos generales concuerdo con tus apreciaciones, pero seré más pudoroso que vos y aguardaré para ver un poc la reacción de otros lectores cuando el texto vea la luz.

Saludos a vos y de paso a Warren, por esta novela que ya empieza a andar.

FRANK RUFFINO dijo...

Bueno, a ver, a ver…:

"Bajo la lluvia dios no existe" ni bajo la sequía ni nada, menos debajo de las sábanas. Ese título me ha cautivado mucho por poético, y lógico, como lo explico ya: porque dios no existe: creo más en la existencia del diablo, enquistado en los corazones humanos: somos el diablo, y las pocas veces que deseamos nos disfrazamos de dios o dioses, o ángeles, todo con un fin malévolo, eso sí.

Felicitaciones por tu atrayente nota y también dáselas al estimado escritor Warren Ulloa. Sin duda alguna, yo, que no leo, gustaría mucho de una obra así. Hay transgresión en esta introducción tuya explicando la novela de Ulloa. Percibo sin temor a equivocarme que es una publicación digna de secundar “El más violento paraíso”, y si fuera a superarla, conociéndote, estarías también muy feliz que así sea porque te impulsaría a crear una mejor o de su nivel (preliminarmente, hasta este punto, todos son conjeturas).

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

P.D. Alexánder amigo: disculpa que no venga de aquí en adelante más a menudo por tu sitio ni que deje comentarios o anécdotas más extensas. No pido reciprocidad en cuanto a que por comentario aquí vayas al mío y hagas lo mismo, no, en absoluto, solo “exijo” un poco de empatía bloguera, y vos, amigo, dejas un comentario en el mío por 100 que escribo aquí. Disculpa.

FRANK RUFFINO dijo...

Asterión siempre dudando de todos y de todos. Seguro cuando haga algo o publique también lo pondremos en cuarentena. Amigo Gustavo: no dañes tu karma de gratis: siempre sé noble y siempre da el beneficio a tus compañeros de letras. Eso no cuesta nada: ya sabemos que hoy no salen Cervantes, ni Rimbaut -s-, ni Obando -s-, Ruffino -s- (jajaja!).

(Tengo varios días de ley seca, pero de todos modos hubiera dicho cosas más groseras y ciertas en estado etílico).

FRANK RUFFINO dijo...

Alexánder (ves, ves, poder de atracción de tu espacio):

Creo, Warren debió considerar que "Bajo la lluvia no existe Dios" suena mejor para el gran público. Pero, bueno: de todos modos aquí no hay público ni menos grande para las artes en general, solo el católico-cristiano y le van a dar duro a esa novela no comprándola, aunque sea una reverenda genialidad del pobre Warren. Debería desde ya buscar una segunda edición en España. No hay que perder tiempo en este mierdero cultural donde solo futbol, política y religión son importantes.

Abrazos,
Frank Ruffino.

Alexánder Obando dijo...

Érika:

Totalmente de acuerdo. Warren es atrevido y directo. Su narrativa refleja en mucho su naturaleza explosiva, y está bien que aproveche esta característica en sus escritos.

Alexánder Obando dijo...

Benedicto:

Quedamos claros. La novela es algo cliché en su presunción de inculpar a ciertos arquetipos sociales como los culpables de todo, sin mirar hacia el "panorama mayor" pero también es cierto que eso es difícil en pequeña obra de menos de 100 páginas. Esta novelita de Warren es un "rush" emocional y sensorial que no da tiempo para "sentar responsabilidades".

Alexánder Obando dijo...

Asterión querido y pudoroso:

Nuestro amigo Warren ha hecho circular su novela entre los escritores desde principios de este año. Sé que amigos y colegas como Rodolfo Arias, Juan Murillo, Mauricio Orellana, Heriberto Rodríguez y vos, entre otros, ya le han hecho saludables comentarios y recomendaciones al texto de Warren, por lo que este ya casi es "textus populi". Y está bien que sea así, siempre que se pueda y no importunemos demasiado a nuestros colegas. Porque aquel cuentazo de "yo lo hice solito y sin la ayuda de naiden" solo los Olímpicos soberbios se lo creen.

Solo resta esperar que Warren tome lo mejor de los consejos dados y su primera novela brille con la luz propia que yo ya le voy viendo.

Alexánder Obando dijo...

Quiero Frank:

Tus comentarios, como siempre, divertidos e ingeniosos. Por eso insisto en que deberías deberías ser autor de anecdotarios costarricenses.

Por otro lado, te confieso, amigo, que no sé de dónde sacaste la idea que la visita se debe pagar con visita. Esa ley bloguera no la encuentro por ningún lado. Lo que sí me parece de perogrullo es que uno visite una y otra vez esos espacios que nos atraen y nos provocan interés.

Tu espacio es casi exclusivamente de poesía tuya, y para serte sincero, mis años de miembro de la fanaticada poética ya pasaron. Nunca me incliné a decirle a los demás "Salú(d) poeta" a la maera del siempre inefable Adriano Corrales o estimable grupo de epígonos. Para mí la poesía es un hecho literario, no una forma de vida, como sí creo lo es para ustedes.

En síntesis. Amo la poesía, pero mi vocación cúltica va hacia la narrativa.

Asterión dijo...

Mi estimadísimo Frank:

Primero fue en el blog de nuestro amigo Gustavo Adolfo Chaves, y ahora en este de Alexánder donde te has permitido decir algunas cosas que quizá se podrían considerar negativas hacia mi persona. El primer comentario no lo contesté pues no me pareció necesario y lo dejé pasar, pero veo que andás buscando mis palabras, y bueno, también eso lo sé agradecer.

Sobre esto que aquí has manifestado, solo puedo decir que mi comentario fue reservado para no interferir en demasía con un texto que aún no se ha pubicado, pese a que varios escritores ya lo conocemos. Sí, efectivamente, por si no ha quedado claro, yo no dudo de nadie, y menos de un texto que ya leí y releí y sobre el cual he conversado con Warren, a quien me he atrevido a darle algunos consejos.

En cuanto a mi "generosidad" o falta de ella, el comentario no hace menos que sonrojarme, pero no voy a ser yo quien exponga hasta qué punto o de qué forma estoy involucrado con la escena literaria actual. Que lo afirmen o nieguen otros escritores, y que aquellos que dudan de mi trabajo dediquen un poco más de tiempo a reconocer (y a estudiar) la labor de otros en pro de nuestra letras, en lugar de dedicarlo a mendigar comentarios.

Saludos fraternos, ¿en amistad y poesía verdaderas?

FRANK RUFFINO dijo...

Jo: seguro que no Gustavo: ni en amistad ni poesías verdaderas. Pero te explicaste, tranquilo vale, comprendo tu posición y no pada nada de nada.

Abrazos,
Frank

FRANK RUFFINO dijo...

Alexánder amigo:

Algo así pensé responderías. A mí no me interesa la narrativa (ya casi todo fue escrito, ahora solo es darle vuelta a los temas, plantear las cosas diferentes, ese, el único mérito que le veo a algunos escritores de hoy en día, también, claro, en poesía!), tal vez menos que a ti la poesía, sin embargo, vengo apoyar toda iniciativa en éste u otro género en este espacio tuyo. Creo es cuestión de arte y de amistad bien entendida cada uno con lo suyo, no tanto si es poesía, pintura, narrativa, música... Hombre, ten amplio criterio: de la poesía a la narrativa no hay abismos ni agujeros negros de por medio: básicamente todo va contenido en un gran libro que quizá empezó, la literatura, con una línea de poesía. Y no termina el afán del hombre por la escritura.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

Juan Murillo dijo...

Yo leí la novela cuando aún se llamaba Adiós Itaca y luego Psycotrip en el 2008. En efecto parece que Warren a oído consejos y eliminado lo superfluo, como las escenas en el manicomio y en Itaca, y se enfocó en lo que es el material valioso de la novela, la relación de Mabe y el narrador. Todo esto me parece muy bien, pero como dice Gustavo, me espero a que la publique para no opinar sobre textos que probablmente cambien aún. Es de hombres sabios buscar el consejo de sus mayores, seguro que Warren tendrá agradecimientos para todos los involucrados.

Soren Vargas dijo...

Espero tener en mis manos la novela, ojalá que pronto. Los saludo a todos rápidamente, que veo que tras de pocos, siempre hay roces en cualquier lado que los encuentre. Les doy mis bendiciones.

Alexánder Obando dijo...

Juan, también creo que Warren ha oído consejos y ha aprendido a escribir mejor a partir de esta novela. es posible que cambie, pero ya no creo que mucho, por lo que me siento tranquilo de lanzar esta primera reseña.

Alexánder Obando dijo...

Sören, sonse haya putos y putas siempre habrá disputas: así es el arte.