SEGUIDORES

jueves, septiembre 24, 2009

POETIMÁN Y MEGAPOETA


EL DUODECÁLOGO DE POETIMÁN

1. Poetimán siempre llega tarde al trabajo. No por vago sino porque tiene una noción einsteiniana del tiempo.

2. Poetimán no paga los recibos de luz, agua y teléfono a tiempo. No por irresponsable, sino porque no puede ser molestado con las trifulcas menores de la vida.

3. Poetimán nunca se atrasa menos de dos horas a los eventos sociales de sus amigos. No por egoísta y desconsiderado, sino porque no encuentra las llaves de la casa o tiene una súbita depresión de hora y media.

4. Poetimán no se casa con su novia embarazada. No porque no la quiera o sea mal proveedor, sino porque la institución de la familia perturbaría su reputación de bohemio, transgresor y diletante.

5. Si Poetimán ejerce más de un oficio creativo (como pintura o música, además de poesía), dirá con frecuencia frases tales como “¡Qué difícil es ser tan sensible!” o “¡Cómo se sufre siendo un artista!”.

6. Poetimán no es un borracho incontrolable. Es un “bohemio de escuela existencial”.

7. Poetimán no es un machista sin el menor sentido de compromiso o vergüenza. Y por otro lado, tampoco es un rabanazo de clóset. Lo que pasa es que su exaltada sensibilidad sexual le permite ver al o la compañera ideal en cada lance de turno, esté o no esté presente su compañero o compañera fija.

8. En público, Poetimán siempre tendrá un semblante triste y abatido aunque solo sea porque tiene una uña encarnada.

9. Todo consejo que Poetimán le quiera dar a los escritores jóvenes es una verdad lapidaria e incontrovertible. Pero siempre la dará desde un vaso de cerveza, unas liniecitas o un buen puro.

10. Poetimán nunca es prejuiciado, insensible, inescrupuloso, ladrón, conservador o facho. Nada de esto puede ocurrir porque él es... ¡un poeta!

11. Poetimán es un artista incomprendido por las estructuras oficiales de la cultura nacional. Solo sus amigos cercanos tienen la suficiente inteligencia y neuronas como para comprender al gran genio.

12. Poetimán, siendo el paladín de los poetas nacionales, tiene muchos enemigos, pero el archi-contrario, el enemigo de enemigos es Megapoeta.



EL DUODECÁLOGO DE MEGAPOETA

1. Megapoeta nunca llega tarde al trabajo. Simplemente no llega. Su tiempo es demasiado valioso como para preocuparse de la manutención de la familia. Para eso está el Estado.

2. Megapoeta no paga los recibos de luz, agua y teléfono a tiempo. No por irresponsable, sino porque para eso está Megapoetisa, su mujer.

3. Megapoeta siempre llega a tiempo a los eventos sociales de sus amigos. No sería un buen amigo si los privara de su presencia más de lo que ellos puedan aguantar. (El problema con Megapoeta es sacarlo de la sala una vez que ya agarró el churuco).

4. Megapoeta solo escribe megapoesía. ¿Qué es megapoesía?: ¡Aquel inefable destinado a salvar a la humanidad... (al menos literariamente)!

5. Megapoeta no se deprime a no ser por razones de peso como solidarizarse con los desaparecidos camboyanos, inspirarse en el Dalai Lama o en la saga de la colonización de Rapa Nui. Dicho de otra manera: Megapoeta solo se deprime en sentido poético.

6. El mejor amigo de megapoeta no es su esposa ni son sus hijos, sino su ego. Puede conversar con él hora tras hora por medio de su computadora, amiga a la que considera un verdadero espejo.

7. Megapoeta es un genio incomprendido, tanto por las estructuras del Estado como por la chusma que rodea a Poetimán, versión autocompasiva y tercermundista de Megapoeta.

8. Megapoeta es amigo de gente importante y oportuna. No como Poetimán que llama amigo a cualquier borracho de cantina.

9. Megapoeta dice que no puede ver para abajo porque sería perder puntos con los de arriba. La razón verdadera es que Megapoeta cree en la imagen del multimillonario victoriano, por lo que su abultado vientre ya no le permite verse la pinga desde hace varios lustros. Además —agrega Megapoeta— la imagen escuálida y lastimera se la deja a Poetimán.

10. Megapoeta, al contrario de Poetimán, no tiene amigos. Cuando se está "tan arriba" como él, uno no se puede dar el lujo de tener amigos. Si acaso, familiares, acólitos o conocidos.

11. La Megapoesía está aquí para infectarlo todo. Es el fantasma que recorre Costa Rica y ya casi llega hasta París y Estocolmo. Y aunque su fórmula es única (como el pollo del Coronel) cualquiera puede agarrarse de ella, siempre y cuando respete sus leyes básicas: 1. Escribirás como Megapoeta, tu padre, y no tendrás otro padre porque Megapoeta es un padre celoso. 2. Escribirás "para embellecer el mundo con palabras" por lo que dejarás de lado temas tremendos o escatológicos. 3. No incluirás en tu poesía antivalores como drogas, sexo, prostitución, política, hechos recientes, denuncias, pobreza, pachucadas, mal lenguaje, suicidios, acosos de tipo sexual o dolor porque estos temas son abominables y aburridos ante los ojos de Megapoeta, tu Señor.

12. Por si lo anterior no quedó claro: ¡MEGAPOETA ES DIOS! ... ... ... (Y Poetimán... por supuesto.... el Ángel Caído).

Tomado de Canciones a la muerte de los niños, San José, Editorial Costa Rica, 2008.

15 comentarios:

Juan Murillo dijo...

¡Ja! Sólo bueno. ¿El de la foto es Albán?

costa sin mar dijo...

no mames, qué chingón, a mí me gustan mucho los decálogos y demás fantochadas, saludos

Mono dijo...

Juan Murillo me quitó el comentario de la boca!

CON LAS MANOS EN LA MASA:

Por supuesto que es Laureano Albán asegurando territorios y botines para sus clones en las playas limonenses!

Y en esa foto algún paparazzi lo agarró de incógnito con un zoom disparado desde algún matorral o copa de palmera y después subió la imagen de las andadas del sumo sacerdote a la bloguesfera (lo que no entiendo es como la arena aguantó el peso de semejante hipopótamo).

Cualquier día inauguran un concurso de poesía limonense o afro caribeño y pintan de chocoleta a Joan Charlie de las Aceitunas, Dale Gracia, o el mismísimo Bonitilla Larganthensis.

Asterión dijo...

Ya en otro momento, te había comentado que por sí solos no me hacían mucha gracia, quizá porque apuntan a cosas que son vox populi, pero dentro de la novela, como parte de los papales de Sergio, quedan muy bien y adquieren mayor sentido.

Saludos.

Mario dijo...

Excelente extracto de su libro. Por lo visto el “Mono” solo se decanta por las cosas chistosas y ni siquiera vertió comentario sobre “Poetimán” y “Megapoeta”. Claro: a un primatico de éstos no se le puede pedir que lea literatura. A un mono le gusta jugar peligrosamente entre las copas de las ramas y de vez en vez deja caer sus churros sobre las cabezas de los primos repugnantes que andan allá abajo en dos patas; esto para escarnecerlos y recordarles que son homínidos inferiores y torpes, a pesar de sus egos hinchados de delicado hidrógeno.
Pero este hiperactivo ser no es perverso, pues ve la vida nada más con sentido lúdico. Sin embargo, monito algunas veces llora su soledad y sus lágrimas se precipitan al suelo en grandes gotas verdes que queman todo en el suelo: hierbas, hormigas y demás pequeños habitantes de la floresta…

Continuará...

tetrabrik dijo...

y la foto de cuál de los dos es?

Warren/Literófilo dijo...

Mae el día que lo leíste en tu presentación me cagué de risa guevón, voy a pasarle esto a los jóvenes poetas, y listo entonces este martes que viene, a partir de las seis de la tarde: taxy y algo de comer y beber, estate listo pues.

tetrabrik dijo...

y se me olvidó decirte que la foto del gordo mee recordó el número 6 de los amigos de lo ajeno, de noviembre del 2000, que titulamos e ilustramos como "fat is cool".

álex, el martes voy a tibás así que programemos el yodo y la entrega de libro.

Mono dijo...

"Tetra":

La foto no es foto: es una radiografía que se había sacado Albán en el San Juan de Dios recomendado por Miltón Zárate en 2008.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

A mí me hizo más gracias poniéndole otros nombres, fuera de los ya consabidos... Una delicia.

Alexánder Obando dijo...

Juan:
No lo sé, pero el parecido es claro.

Costa sin mar:
Qué bueno que de dieras una vuelta por acá. Siempre bienvenido.

Mono:
Ver al estimable Juan Carlos Olivas pintado de chocolate sería todo un rollo. Por demás, la poesía desde Limón no me entusiasma exageradamente, lo mismo que la poesía en otras zonas rurales del país. Esto se debe a que mucha de esa poesía (no toda, dichosamente) adolece de un anacronismo pasmosa.

Asterión:
Entiendo tu punto. No estoy seguro si lo comparto, pero lo entiendo. Muchas gracias.

Mario:
Gracias por tu comentario a mi post. Por otro lado, hablás de Mono con una certeza como si vos mismo lo hubieras parido. Jmmmm.

Tetrabrik:
La foto es atávica y arquetípica. Es un uniforme que le cabe casi a cualquiera.

Warren:
Martes a las seis estaré listo. Gracias por difundir el contenido del post. De eso se trata: de no quedarse callado ante la mediocridad.

Tetrabrik:
El martes pues. Pero dame una hora porque a las seis (como podés ver en el comentario anterior) Warren pasa por mí para visitar su taller. En cuanto a "Los amigos de lo ajeno" todavía recuerdo ese número. Me hizo mucha gracias. Creo que todavía tengo un ejemplar por ahí.

Tavo:
Tenés que contarme cuál fue esa sustitución que hiciste. Y bravo, de eso se trata: de ajustar el estereotipo a tu realidad inmediata.

Literófilo dijo...

Alex, pásame tu dirección de la choza, te escrbí un correo y no me los has respondido guevón, mi cel 89 82 87 12, por fa llamame, sólo falta ese dato.

rolando merayo dijo...

Da horror escribir como Albán, de Turrialba se jaló uno de mi edad, (son clonitos) por dicha los malos poetas como yo no nos vendemos !!te pasaste Alex está genial!!!

Mario dijo...

Traslado hecho por don "Mario el filoso" de la "Galería del terror" para poner a "Santa Klaus" más en contexto:

Mono dijo...

ESTE comentario iba para la Casa de Asterión al pie de la buena crítica literaria al poemario “Morituri”. Considero que mi amigo Gustavo G. Chaves redactó excelente artículo sobre “Santa Klaus” y su intempestiva obra (el Steinmetz al rato nos da otra sorpresa en Navidad), pero por respeto a G. Chaves preciso de tierra neutral, y Alexánder, por ser de veras un sumo sacerdote de la amistad y la camaradería literaria, sé, incluirá esta opinión que solo rinde culto a la libertad de expresión en todos los frentes.
“A lo que vinimos”: Mas jamás imaginé (y no soy un mono envidioso, sino juguetón como buen mono) que un tipo que siempre ha estado fungiendo como crítico de arte, y por eso se le conoce, irrumpa con dos poemarios en un mismo año y gané sendos premios superando incluso al rollizo de Albán y a José María Zonta (…y tal vez Luis Chaves), proporcionalmente hablando, pues en tan corto lapso ni este dúo, combinando su poder de hacer lobby, hubiera pegado dos veces al gordo internacionalmente.
Consejo para Klaus, el “megapoeta”, si es que anda por estos barrios (aunque si por la víspera se saca el día, como sus libros, pareciera, que son más difíciles de conseguir que el elixir de la eterna juventud, tampoco así leerá estos pedestres comentarios) o algún tercero le hace llegar esto:
Klaus, güevón: si empezaste con este ritmo te vas, no a quemar, sino a hacerte ceniciento en dos o tres años, cuando ya andarás por seis u ocho premios internacionales. Los premios al por mayor hacen mucho daño a una carrera literaria (hablá con Zonta y Albán, coleccionistas de premios). Billy Sáenz Patterson nunca ha ganado ninguno y según la opinión de este humilde mono sincero, es grande entre los grandes, aunque hasta hace poco lo sacaran del armario y lo desempolvaran. El tiempo dirá. Ya le pegué otra regañada a Juan Carlos Olivas, en su sección de comentarios de Afinidades Electivas y éste acepto de buen talante casi jurándonos a todos que va a poner las barbas (o los huevos pues pareciera imberbe) en remojo.
Bueno Klaus, viejo güevón, recapacitá y dejá de andar jugando de Darío instantáneo. Eso no sirve. Las cosas cuestan.

Saludos, "Vatimono".

Mono dijo...

Amigo Alexánder:

Tengo entendido que si sos el dueño de un blog, debes, entonces, hacer moderación de los comentarios editando las partes que puedan herir la susceptibilidad de las personas, o bien suprimiendo totalmente la opinión. Yo seguí remitiéndole mis intervenciones chistosas y como observé que los publicaba tal como se los remitía, seguí con ese tono irónico y burlesco (mal)entendiendo que no había problema, de ahí el “abuso” que se explica al tenor de las circunstancias y de todo la Tomografía Axial Computarizada (TAC) que haces del autor inventor de “Mono” y del psicoanálisis exhaustivo acerca de mi persona.

Bueno, es cuestión de enmendar el rumbo y pedir disculpas, primero al señor de este blog, como también a las personas en las que cayeron mis hachazos.

Muy rudo para esta cultura usar siquiera un formato abierto (espacio) con licencia para burlarse de los que sean y de quien sea, eso lo hacen todos los seres humanos en la intimidad de sus vidas o tertulias de amigos, y más bien uno se queda corto. Simplemente mi estilo chistoso y de confrontación con la realidad de las personas y cosas, expuestos en su blog, no es asumible para la mayoría de la gente por sincero y porque huye de una doble moral.
Lo del seudónimo ya lo había explicado en otro comentario en Ritos Fúnebres (“Libertad de expresión bajo seudónimo”).

Dilucidadas las cosas de su parte, creo, ya no hay más juego ni fuego.

Buenas tardes.