SEGUIDORES

viernes, agosto 14, 2009

EL CHISME: LA ENÉSIMA MUSA

"Yo no le disparé a mi esposa". William Burroughs


El chisme es sin duda la ambrosía de los dioses menores. Pero como los dioses menores son tantos, pues hay mucho buen chisme correteando por ahí. A continuación unos cuantos suculentos bocadillos de esta musa de vestido rojo y maquillajes de cortesana.

Cervantes no era manco:

En la célebre batalla de Lepanto (1571) las fuerzas marítimas de la cristiandad vencieron a los turcos por primera vez. Cervantes, entonces de 24 años, recibió en esta batalla dos arcabuzazos en el pecho, uno de los cuales le cercenó un nervio del brazo izquierdo. Este miembro entonces se le anquilosó de por vida. Sin embargo, el escritor conservó ambas extremidades superiores intactas. Digamos entonces que el brazo izquierdo le sirvió desde ese momento sólo como una bonita decoración.

Hemingway entre vaqueros, nadadores y toreros:

Uno de los motivos de mayor angustia personal para el escritor Ernest Hemingway era su inclinación sexual hacia los hombres. Inclinación que pretendió disfrazar hasta el extremo del ridículo.

Estando una vez en una de las muchas cantinas que frecuentaba, se sumió en un típico zafarrancho de parroquianos. Se empezó a dar de trompadas con otro borracho, lo más seguro que por motivo de un capricho o de alguna nadería. El otro, en un momento dado, logró asir al escritor por los abundantes pelos en el pecho de Ernest, solo para quedarse con un gran puño en la mano. Todos quedaron asombrados y casi en estado de terror. Pero pronto el miedo dio paso a la risa y a la burla al darse cuenta que los pelos en el pecho de Hemingway… ¡eran falsos! Con alguna artimaña el autor de Las nieves del Kilimanyaro se había pegado vellos falsos en la parte superior del torso…

Durante su estadía en España, muchos fueron los rumores sobre el escritor y un joven torero pelirrojo a quien él “admiraba” mucho. Siempre paseaban juntos y aprovechaban todo momento posible para estar solos. Claro, quienes más se quejaban de esta contubernio entre ambos caballeros eran las pobres amigas relegadas.

Y finalmente, en los años 50, un productor de Hollywood visitó a Hemingway en una de sus casas de campo para discutir los detalles de un contrato. Comentaba nuestro hombre unos años después que le sorprendió mucho encontrar a Hemingway desnudo en la piscina con otro gran “macho” del folklore yanqui: no era, ni más ni menos, que la estrella de cine John Wayne, gran amigo del escritor. Ambos nadaban en traje de Adán con un tercer miembro; alguien a quien el productor solo describió como un muchacho “bien parecido pero muy afeminado”. Muchos años después, se supo con bastante evidencia el asunto de la homosexualidad (o bisexualidad) de John Wayne. (Valga decir que poco a poco nos vamos enterando de la posible génesis de su caminadito de vaquero chimado).

Y para concluir, no ha faltado quienes hayan apendizado al suicidio de Ernest Hemingway motivos de depresión asociadas a su doble vida… ¡Vaya usted a saber!

Franz Kafka no escribió La metamorfosis:

Entre el 7 de noviembre y el 17 de diciembre de 1912 Franz Kafka escribió uno de sus relatos más famosos, sino el más famoso de todos sus escritos: Die Verwandlung; es decir, La transformación. Al respecto recordaba Borges en una entrevista de “El País” (España) publicada en 1983: “Yo traduje el libro de cuentos cuyo primer título es La transformación, y nunca supe por qué a todos se les dio por ponerle La metamorfosis. Es un disparate. Yo no sé a quién se le ocurrió traducir así esa palabra del más sencillo alemán”.

¿Qué pasó entonces?

El famoso cuento fue publicado en español en 1925, apenas un año después de la muerte de Kafka. Esta traducción, hecha para la Revista de Occidente de José Ortega y Gasset, apareció aún antes de cualquier otra traducción a otros idiomas como el francés, el italiano o el inglés; es decir, la primera traducción de la obra de Kafka se hizo al castellano en los números 24 y 25 de la Revista de Occidente. No se sabe nada del traductor (¿Ortega?), solo que aquí apareció el error de traducción que luego traspasó las fronteras a otras traducciones, tanto castellanas como de otros idiomas.

Y quienes hablan alemán lo han advertido —como Borges— con suficiente claridad: el término en el original es tan claro que no había posibilidad de error. ¡Ay, los editores!... Editore, traditore!

Beethoven componía sus obras maestras echado en el suelo:

De la misma manera en que un niño se echa sobre una alfombra a ver la tele, boca abajo y con los antebrazos sosteniéndole la cabeza, así Ludwig van Beethoven escribía sus obras inmortales. Y bueno, ¿por qué este extraño hábito para un alemán del siglo XIX, en un mundo tan lleno de pose y compostura? Pues porque le era necesario para poder componer su música.

El maestro hizo traer a unos carpinteros a su casa, los mandó cortarle las patas a su piano y colocarlo en el suelo, justo donde él deseaba trabajar. Así, cada vez que Beethoven tocaba una tecla, la vibración de la nota se esparcía por el suelo (de su segundo piso) y el maestro podía entonces “escucharla” con todo el cuerpo… Sí, claro, esa era la razón de componer en el piso. El arpa del piano pegado al suelo, le transmitía por vibración todo el jugo y colorido que Ludwig necesitaba para componer cosas como su maravillosa 9ª sinfonía… ¡Descanse en paz el genio de Bonn!

Burroughs no escribió usando drogas:

Aclaremos los puntos. No dijimos que no consumía drogas; dijimos que no escribía estando intoxicado. Pero que consumió, ¡CONSUMIÓ! Y lo hizo a tal extremo que muchos institutos médicos y la autoridades anti-drogas de los EE.UU. lo utilizaron durante buen tiempo como “informante” y referente, ya que Billy Burroughs sabía (como usuario) más de la heroína, los ácidos, los derivados del opio y los hongos que cualquier otra persona en el mundo. Estando en Tánger, hacia los años 50, estuvo en su cama paralizado por el consumo de heroína un año entero. Después de eso… ¡ahora sí: a escribir Naked Lunch!

Burroughs señaló que “el estado alterado del consumo de drogas no sirve para escribir buena prosa, elegante e imaginativa. Si acaso uno puede medio leer algo y ordenar apuntes e ideas, pero el trabajo creativo propiamente dicho, debe quedar en las manos de un cerebro totalmente coherente y despierto”. (Cito al novelista de memoria).

Podemos agregar incluso que las drogas te dan visiones del mundo que no son posibles dentro de la “normalidad”. Y ya pasado el efecto, cuando estás de nuevo en este planeta, podés recrear aquellas sensaciones e imágenes, pero solo con el concurso de tu cabeza bien despierta y vuelta a la realidad. De otra manera, te sale lo que a mí me salía en literatura cuando estaba muy ebrio… es decir, nada…

Rimbaud era antes prostituta:

Efectivamente, el apellido Rimbaud es un derivado de una antigua palabra francesa: ribaud. Esta palabrita (pariente del inglés ribald [procaz; salaz]) significaba prostituta en francés medio (siglos XIV al XVII). Y no hay que ir muy lejos: recordemos que Rimabud en francés contemporáneo se sigue pronunciando algo parecido a "rebó", es decir con el gargajo pre-vomitivo conque los franceses de extracción pedante (y algunos profesores de la UCR) pronuncian la "r" gala. No sabemos si Rimbaud estaba al tanto de esto, pero hizo bastante en su vida, desde presumir en público de bestialista (cosa que no le creemos) hasta escribir un poema de incesto homoerótico con su padre... ¡Más putico ya no se puede!

Colofón:

Si yo agregara aquí las fuentes de mi información corrompería la naturaleza de un buen chisme, porque un chisme… lo que se dice un buen chisme, debe tener siempre un suave hedor a calumnia, si no, no es chisme. Deviene más bien en dato biográfico. Por eso, si desean conocer las fuentes de esta infor… eh… de estos chismes, pues busquen y lean.

9 comentarios:

Sentenciero dijo...

Álex, no sabía que me gustara tanto el chisme, jeje. La de Kafka es infame, la de Hemmingway vacilona, pero la de Burroughs no me la trago ni loco: "Naked Lunch" es inyección tras inyección tras inyección (por cierto, ¿alguna vez te conté que no me gustó para nada "Naked Lunch" :)?
Saludos, y hacés bien en no revelar las fuentes.

Esteban U. dijo...

Como siempre, tus chismes son interesantísimos. Sobre Kafka, me parece un tema siempre fundamental la traducción; “Metamorphose” tiene más bien usos cultos (zoología, botánica, geología, mitología), pero “Verwandlung”, de etimología no grecolatina, es más cotidiano, como al decir que mi estado de ánimo se transformó, cambió por completo, cuando supe tal noticia. Se puede agregar que tampoco amaneció Gregorio Samsa convertido en una cucaracha ni en un insecto, nunca dice eso. La primera línea dice “Ungeziefer”, lo que significa bicho rastrero, plaga, cualquier bicho dañino para personas o cultivos (se puede aplicar por igual a las ratas que a las cucarachas). Con insecto —la traducción más frecuente— se pierde bastante la connotación más directa: plaga, y además se especifica mucho más la forma resultante; la otra palabra nos deja un poco más en suspenso sobre dicha forma (¿4 patas?, ¿6?, ¿antenas?, ¿rabo?), y nos la va descubriendo a medida que avanza el relato.

Con la traducción pasa eso: se canoniza la traducción, muchas veces, sobre todo con textos problemáticos, y sería muy interesante una historia de esas traducciones que nos parecen desafortunadas (siempre será cuestión de opinión y diferencia de criterios), y que se canonizan.

Que el traductor sea un traidor solo tiene valor si pensamos que lo opuesto a esa traición no es una supuesta traducción fiel, sino no traducir.

Malasombra dijo...

ahora siguen los chismes de la farandula intelectual del pais!!!

Los espero

saludos

tetrabrik dijo...

alta chismería!!! hay otro por ahí que dice que nabokov no escribió lolita, si no que fue el insigne jerome david salinger

Byron Espinoza dijo...

Álex, gracias por los chismes. Me divertí e ilustré bastante y al igual que Ricardo, espero el acontecer chismológico nacional

Abrazos.

Alexánder Obando dijo...

Sentenciero:
Mucho de razón habrás de tener pues una reseña que leí recientemente habla de la costumbre de Burroughs de escribir fumando cáñamo de la India, o sea, marichuchis a granel.

Esteban:
Habiendo leído tu análisis de la niña de tus ojos (es decir, la traducción) no me queda más que volver a sentarme con la historia de Gregorio Samsa y releerla a la luz de lo que nos has contado. Gracias.

Malasombra:
Mae, me pica la lengua (y las puntas de los dedos) por jalarme un post de chismes locales, pero tendría que usar pseudónimos para que no me caiga una maldición legal o algo así.

Tetrabrik:
Mae, ese chisme de Nabokov tendrás que pasármelo completito. (Por cierto, espero a tener una visita de María Morales para enviarte con ella el libro de Ferlinghetti. Gracias por tu paciencia).

Byron:
Hermano, si me vas a visitar a la chorpa, entonces sí hago el post sobre chismes de la fauna local.

Alexánder Obando dijo...

Quiero agradecer la solidaridad de todos ustedes ante la muerte de mi sobrino Dennis.

(Irónico: murió en una gran fiesta, y su nombre, "Dennis", es la forma medieval anglizada de... Dionisos).

Ya me siento mejor y creo que mi hermana Hilda eventualmente sobrevivirá.

De nuevo, gracias.

Ronald dijo...

Alexánder, me has hecho reír a carcajadas! Excelente post! Aparte, lamento la muerte de su sobrino. Mi sentido pésame, Ronald

Alexánder Obando dijo...

Ronald:
Gracias por tus palabras y gracias por pasar.