SEGUIDORES

jueves, noviembre 11, 2010

ESQUELETO DE ORUGA de Guillermo Barquero



Esta breve novela de Guillermo Barquero viene a confirmar nuestra opinión de que la generación literaria del 2000 ha llegado para quedarse. Y se queda por buenos motivos.
            En primer lugar la calidad formal, de la que Barquero hace gala sin petulancia pero también (al menos en apariencia) sin esfuerzo. Luego el tratamiento de la temática sui géneris de este autor; oscura, ominosa y profundamente opresiva. Su personaje central, un nuevo Raskolnikov de la histología, pasa por diversas fases de cambio y descomposición, generando en su propio cuerpo evidencias de la crisis total en que vive. Pero no parece haber gran delito a lo Dostoievsky en este mundo de hiel y otros líquidos de la degeneración progresiva, sino una idea fundamental —prosaica, a final de cuentas— que solo sabe deletrear la propia denostación.
            Escrita con el escandaloso recurso de una posible confesión autobiográfica (o el fantasma de la misma) “Esqueleto de oruga” se yergue como una hermanita que va de la mano de Gregorio Samsa, ambos dispuestos a disfrutar de su propia derrota.

Alexánder Obando
La Mirada, noviembre de 2010.

 

8 comentarios:

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

¿Y si yo escribo (que puedo) algo oscuro, ominoso y profundamente opresivo pertenecería a esa generación y sería parte de ese grupo para quedarme, Alex? Con aprecio y criticidad que compartimos.

Alexánder Obando dijo...

No puedo contestar a eso todavía, Geovanny. Mucho depende de tu recién publicado libro y lo que publiqués a futuro. La generación, o mejor, grupo al que me refiero, empezó a publicar después de 1995, es menor de 50 años (con excepción mía), usa y abusa de una temática fuerte, no le teme tanto al lenguaje culto como al procaz, se alimenta de intensamente de otras disciplinas y conocimientos, es pesimista, se aleja radicalmente del nacionalismo literario y con frecuencia también romope las convenciones del realismo. estas características las estoy esbozando sobre la marcha. Creo que aún hay mucho por definir. ¿Qué tanto te sentís vos parte de algo así como lo que he expresado? ¿Te identificás? Seguimos hablando.

Sentenciero dijo...

Amo la palabra "insidia".

Juan Murillo dijo...

Esqueleto de oruga es la hermanita veloz y letal de Diluvio, diría, parafraseando el chileno. Acojona de verdad. Es una obra inevitable, una progresión sobre el barroco de Diluvio a una prosa más diáfana y una narración menos compleja pero más elegante, siempre merodeando esa literatura de la enfermedad que además es la enfermedad de la literatura. Aquí también están los temas de Imperio de Escupefuegos y Última era glacial. El cuerpo como obstáculo, como impedimento, como deterioro, quizá como doble malvado de eso otro que creemos o quiseramos ser. Lo cito:

"Toda pieza que funciona, debe tener en algún lado su par inútil, su imagen especular retorcida."

No es trivial que el libro interno, el Pequeño Manual de Tapa Roja, tenga dos partes, y que la parte que arde al final sea la sana, dejando atrás en representación del todo a la insana o enferma. Queda la pregunta reiterada de Memo ¿hay algo de sano en tener un cuerpo que el tiempo arrastra inevitablemente al deterioro y la destrucción de lo que somos y que de algún modo es un obstáculo, una distancia, entre nostoros y los demás?

Esta es la mejor obra, hasta ahorita, de Memo, me parece.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Alexánder:

Bueno, supongo que también las orugas tienen su esqueleto (es un título poético, al menos para mí), aunque será fragilidad máxima.

Felicidades a Guillermo por esta entrega de su literatura.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

Germán Hernández dijo...

Muy buena noticia... y con tu oportuna nota creo que está demás decir que es obligatoria salir a comprar la nueva novela de Guillermo.

Espero muy pronto estar intercambiando opiniones y comentarios sobre su nueva obra.

Saludos!!!!

Asterión dijo...

Memo viene entregándonos un gran trabajo, y esa constancia se va consolidando. Esperamos ahora este esqueleto. Y la portada, realmente excelente.

Saludos

Carlos dijo...

Hola: vengo siguiendo este blog y me gustaria saber: ¿donde se puede conseguir esta novela de Guillermo Barquero?

Gracias,

Carlos