SEGUIDORES

sábado, marzo 21, 2009

LOS CABALLOS DE AQUILES


Cuando vieron que habían matado a Patroclo,
a él, tan bravo, tan joven y fuerte,
los caballos de Aquiles lloraron.
La obra de la muerte indignaba a esas bestias inmortales.

Alzando sus cabezas, sacudiendo sus crines,
golpeando el suelo con sus patas
lloraban a Patroclo, a quien sentían sin alma,
aniquilado, vil cadáver, fantasma que emprende el vuelo,
indefenso, sin soplo, abandonada su vida
para entrar en la inmensa Nada.

Zeus vio las lágrimas de sus divinos caballos
y se llenó de piedad:

—¡En las bodas de Peleo —dijo—
no hubiera debido daros
con tal imprudencia a miserables mortales,
juguetes del azar!
Vosotros, a quienes ni la muerte
ni la vejez aguardan,
las calamidades de los hombres os aplastan:
esas criaturas fugaces
os han mezclado en sus infortunios.

Y las dos nobles bestias seguían llorando
la universal miseria de la muerte.


-- Konstandinos Kavafis --

6 comentarios:

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Hay algo en Cavafis que parece cobrar vida en cualquier idioma. Esta sin duda es una traducción excelente, pero el punto es que hay una fuerza en sus poemas que va más allá de los signos en los que fueron escritos. Hace mucho no vuelvo a Cavafis. Gracias, Álex, por recordarme este renovable recurso del vigor.

Asterión dijo...

Concuerdo plenamente con la idea de "fuerza". En este caso, la contraposición entre la inmortalidad de los caballos y la mortalidad humana es terrible. Estos rasgos siempre aparecen en Cavafis, un poeta sumamente equilibrado y poderoso.

Juan Murillo dijo...

Muy bueno. Me recordó un relato inolvidable de Lugones que viene en la Antología de Literatura Fantástica de tema tambien helenico y equino. Como nos gustan los caballos, que a todas luces son simbólos de poder. Por cierto, ¿este poema no está en una de tus novelas?

Jairo Rojas dijo...

Definitivamente esa vida y esa fuerza que se consiguen en estas líneas me obligan (cosa que le agradezco)a regresar y aprender de Cavafis.
saludos.

Alexánder Obando dijo...

Eso es lo más impresionante de Kavafis, Gustavo, su capacidad de trascender la barrera del idioma. Siento que tiene que ver un poco con su habilidad para crear "minidramas cuasi escénicos" en su poesía. Claro, y me queda la misma duda que a tantos: ¿cómo sonará en su lengua materna?

Sin más palabras, Asterión. "equilibrado y poderoso" lo definen muy bien.

Este poema, efectivamente, Juan, está en "Canciones...", en el segundo capítulo. Lo metí porque hace tiempo me moría por intertextualizar con él. Una de mis primeras novelas tiene un final relativo a los caballos y la muerte, y aunque el pasaje está bien, nunca lo pude rescatar para mis trabajos posteriores. Este es entonces mi pequeño homenaje a ese pasaje que además fue inspirado por otro titán de la literatura: Yukio Mishima.

Yo hago lo mismo, Jairo, veo un poema de un gran maestro en otro contexto y de pronto se me enciende la pasión por volver a sus maravillosas páginas. Me alegro que lo disfrutaras.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

A propósito, hoy le dieron el premio de traducción Harold Morton Landon a Avi Sharon por sus traducciones de Cavafis. Sigue vivo el viejo, en más de una manera.