SEGUIDORES

martes, agosto 30, 2011

CINEFILIA II: Agosto, 2011

El actor Divine en la escena clave de la cinta Pink Flamingos

Cuando de clásicos se trata el cine suele no fallar; esto es, si nos referimos a clásicos de verdad y no a lo que la débil y risible catalogación yanqui llama "clásicos".

Estoy en un videoclub en California a finales de los 90. Busco pelis de Pasolini, Van Sant y Wenders, pero parece que no doy con ninguna de ellas. Entonces decido prestar más atención a la catalogación del inventario. Las cintas viejas pero que aún son apetecidas (no importa la calidad) se llaman clásicos. El cinearte universal se llama filmes extranjeros. El cinearte de los EUA se llama alternativo. Y lo demás queda ubicado en las cajoneras descripciones de comedia, romance, acción, horror, drama y animadas. Y bueno, quizás en perspectiva lo más triste no sean estas ingenuas catalogaciones sino la forma becerril y ovejuna con que hemos llegado a aceptarlas.

Vamos a usar estas catalogaciones (de manera sucedánea y ambigua, claro) para comentar brevemente dos de las pelis que hemos visto este año. No es solo un asunto de "lo mejor" que he visto, sino también de cosas raras, cosas malas y cosas que para bien o para mal, son literalmente inolvidables.


Portada del DVD de Apocalypse Now Redux

1. APOCALYPSE NOW REDUX - F. F. Copploa (1979-2001)

Cinta de acción, alternativa, drama, horror y guerra. Demuestra, entre muchas otras cosas, que esas etiquetas mejor sirven para adornar las góndolas de una pastelería que para definir cine.

Pero bueno, ¿qué decir de esta obra maestra que no se haya dicho ya? Poco, o más sinceramente: nada. Y si es así, entonces repitamos alguna de la trivia que todo el mundo ya conoce:

Bombas, napalm y Wagner para el Vietcong.

1. Lawrence Fishburne le mintió a Coppola para  conseguir el papel de "Clean" en la cinta. No es cierto que tuviera 17 años. Tenía apenas 14.

2. Martin Sheen se "colgó" (como dicen en España) para rodar la escena del hotel en Saigón. Le propuso a Coppola que le permitiera emborracharse y drogarse y luego dejar que las cámaras rodaran libremente. El experimento funcionó muy bien hasta que Sheen, en pleno delirio, se cagó hasta en la tátara abuela de Coppola hasta la octava generación. Coppola estaba dispuesto a irse a los puños con su actor drogo pero la gente del set lo convenció de que mejor se fuera para no arruinar el experimentito.

3. El sacrificio del caribú hacia el final de la cinta es real. Los vegetarianos y cuida-bichos del mundo han querido demandar a Francis Ford por este hecho tan "inhumano", mientras olvidan que cualquier tigre de bengala se habría mangiado al triste vacuno, si es que no lo hacen los miembros de la tribu presente. (De hecho, no me sorprendería que ese haya sido parte de su "salario" como actores de relleno o extras).

4. Marlon Brando era para ese entonces chiquitillo y obeso. Se requirió de un magistral manejo de cámaras para que se viera más alto y más delgado. También pasaba drogado la mitad de las veces y tuvo otra gran sarta de improperios para el director Coppola, hasta que finalmente, como fórmula de consenso, Brando dirigió sus propias secuencias con la asistencia del subdirector.


¡Hora de hacer hamburguesas! El sacrificio del caribú es en realidad uno de los momentos más intensos en la extraña surrealidad de esta cinta. Y ese es uno de sus más grandes logros: meter al espectador en un mundo de onírica psicodelia sin recurrir a los hoy muy cacareados efectos digitales.

5. La cinta está inspirada en Heart of Darkness y Lord Jim de Joseph Conrad, así como en Aguirre, la ira de Dios de Werner Herzog.

6. La leyenda negra de la cinta no solo contó con el numerito de hipopótamo del otrora guapísimo Brando, sino también con un huracán que destruyó todos los sets y decorados y un ataque al corazón que sufrió Martin Sheen durante el rodaje de la película.

7. Coppola incluyó en la cinta muchas alusiones que a los escritores nos hacen sonreír inconscientemente: el poema The Hollow Men de T.S. Eliot es leído en voz alta por Brando, y hay tomas de los libros From Ritual to Romance de Jessie Weston y el casi sagrado The Golden Bough de Sir James Frazer. Huelga decir que estos dos textos son la base de inspiración de The Wasteland, según confesión del propio Eliot.

Lo único que puedo apuntar sobre este trabajo magistral de Coppola es que sigue muy de cerca el espíritu de The Heart of Darkness (claro, no su trama real) y quizás por ello es que presenta un agudo si bien muy siniestro panorama de la condición humana... ¿o será que la condición humana ya es siniestra de modo inherente?

El actor/actriz Divine comiendo mierda, literalmente.

2. PINK FLAMINGOS - John Waters (1972)

El famoso trans estadounidense alguna vez dijo: "Yo haría cualquier cosa con tal de ser famosa". Y de inmediato el director de cine grotesco John Waters le tomó la palabra y la puso a comer mierda de perrito. Pero bueno, John Waters es alguien que haría una cosa así. Llamado en Estados Unidos "El maestro del mal gusto", Waters creó una estela de cintas en los setenta y ochenta denominadas transgressive cult films o simplemente trash films. Sea cual sea el nombre, la especialidad es el cine burdo, de mal gusto y lleno de contravenciones sociales. Así pues, si los actores cogen, entonces cogen a plena vista y paciencia del público y se soban las "partes pudendas" con una gallina viva al principio y muerta al final de la toma. (Sospechamos que muere asfixiada o desnucada entre tanto manoseo). Y si la abuela es adicta a comer huevos (de gallina) entonces se los embarra en el pecho para que el "Egg Man" (el vendedor de huevos) la vea más sexy y le proponga matrimonio. Y finalmente si Divine tiene que probar y confirmar que es la persona más sucia sobre la Tierra, entonces agarra el pupú de perro y se lo embarra en toda la dentadura.

El argumento es sencillo: Divine, un personaje trans, oscuro y de los bajos fondos, logra que los tabloides la declaren la persona más sucia del mundo. Pero una pareja de lujuriosos esposos, Connie y Raymond Marble, que además secuestran muchachas para embarazarlas y vender los bebés a parejas de lesbianas en el mercado negro, no están contentos con que Divine sea la ostentadora del título. Así que tratan por todos los medios indecorosos posibles de desbancarla.

Divine, como toda ama de casa, compra unos bistecs para el almuerzo que luego decide "condimentar" un poquito restregándoselos contra el pubis. (Caricaturización de un episodio en la cinta).

En fin, el plan de Waters es uno muy sencillo: ¡ESCANDALIZAR! ¡ESCANDALIZAR! ¡Y ESCANDALIZAR! Este tipo de cine, también llamado por algunos cine maldito, es, sin embargo, muy distante de sus pretendidos parientes como Saló o las 120 jornadas de Sodoma  (P. P. Pasolini) o Los demonios (Ken Russell). Y la diferencia es fundamentalmente estético-cualitativa. En Pink Flamingos la dirección es mala, los decorados son malos, las secuencias son malas, las actuaciones son malas y el guión es malo. Porque el único elemento redentor vendría a ser la desfachatez, la contracorriente sexual y política; en fin: el descalabro que reciben todas las convenciones burguesas, pero nada más. Y bueno, también hay momentos cómicos, pero nada que se pueda decir bien hecho.

A partir de los ochenta, Waters se vuelve menos escandalizador y un poco más suave, más "traviesillo y de mentirillas", pero su cine aún agrada. Con Hairspray (1988) su estética ya entra de lleno en el regazo de la burguesía. Insistimos: no deja de ser divertido y transgresor, pero ya no es cine con la jareta abierta.
__________________________________________

NOTA FINAL: Quiero disculparme sinceramente con las personas que siguen este blog por el relativo abandono en que lo he tenido durante el mes de agosto. Es que es un mes un tanto freudiano para mí y la cabeza la he tenido en tiempos y lugares mejores. Pero ya (casi) estoy de vuelta. Abrazos y gracias.

5 comentarios:

Asterión dijo...

Muy buena síntesis de ambas películas. De fijo logran enganchar a quien no las haya visto.

Yo tengo pendiente los "flamingos", pero he visto las dos versiones de "Apocalypse...": una obra monumental.

Brando es para mí el mejor actor que ha existido, con esa capacidad para improvisar, para hacer lo que quería y para tomarse el atrevimiento de dirigir a los directores. Hay quienes afirman que esta película, prácticamente, terminó dirigiéndola él junto a Coppola, y no solo sus secuncias, que son pocas en comparacón con el metraje (y aún así logra un personaje memorable).

"Escandalizar", puede ser una opción, pero sabemos que el arte no empieza ahí y mucho menos termina.

Saludos

Soren Vargas dijo...

No he visto Pink Flamingos, pero ya la puse a descargar. Ahora todo se ripea desde el Blu-ray y dan gusto los torrents. Sobre Apocalypse Now Redux, recomiendo descargar el torrent de 3398 MB, y si usted tiene el DVD, echarlo a la basura sin miramientos.

Apocalypse Now es una de mis pelis favoritas (de la versión Redux había hasta sacado mi pseudónimo). Es un tratado de cine de tres horas comiéndose las uñas, en medio de ambientes psicológicos densos, buenas dosis de locura y humor negro, siniestras estéticas y tomas generosas hasta lo sublime.

Y por supuesto, las anécdotas de la filmación son todo otro tratado, pero de producción. Uno no se harta de escucharlas o leerlas una y otra vez. En tu post, Alex, hay varias para mí inéditas, lo que me ha llenado de gusto.

Quizás, puedo anotar algo, siguiendo con la línea del maestro Obando:

1. De acuerdo con el punto 2, la cortada de Martin Sheen también es real, aunque tengo mis dudas sobre el caribú.

2. Marlon llegó hasta el final de la filmación, y bien gordo y borracho. Y por si fuera poco no se había aprendido el guión, así que sus diálogos son en gran parte improvisados.

3. La filmación se hizo con helicópteros de guerra auténticos y en uso, porque Filipinas tenía un conflicto armado verdadero. Así que muchas veces había que posponer la filmación porque el gobierno los ocupaba, junto con los extras que también eran soldados.

Hasta aquí mi aporte, y voy buscando la peli para darle una repasada.

Alex, Prefiero decir "saludos desde el corazón de las tinieblas" a soltar alguna frase New Age en este maravilloso blog. Un abrazo.

Marco L. Méndez dijo...

Aún por algunas contradicciones que tuvo detrás de cámaras, Apocalypse Now la pongo en un pedestal bastante alto sobre otras cintas más publicitadas o sobrevaloradas para su presente.

No me aburre volver a ver las casi cuatro horas de la versión redux, en la que uno al igual que Willard, Chief, Clean, Sheff y Lance vamos viajando en lancha por un río dantesco en cada kilómetro navegado. Escuchando a los Rollings Stones oliendo a yerba, mirando a las conejitas de Playboy o alucinando con LCD en medio de una batalla nocturna. Fue una película atrevida y vaya que se necesitaba mostrar las cosas como eran. Diez años atras John Wayne quiso darle popularidad a la guerra de Vietnam con sus "Boinas Verdes", que tiene un discurso propagandístico y anticuado que ya no se tragaba la mayoría.

Hay un documental llamado "Hearts of Darkness" que es un detallado detrás de cámaras sobre la tortuosa filmación de Apocalypse Now en las islas Filipinas, que abarcó tres años en casi 300 días de rodaje. Quien no lo ha visto se la recomiendo, pues se ve mucho y más de lo que cita Alex en su entrada.

En ese documental se ve entre otras cosas muchas de las dificultades y contratiempos de la película:

1-El actor que iba a interpretar a Willard en primera instancia era Harvey Keitel, pero no cumplió con las expectativas. A las dos semanas de rodaje fue despedido y se optó por Martin Sheen.

2-Coppola tuvo que ser muy persuasivo con el dictador Marcos en Filipinas, si quería que le alquilara los helicopteros para las memorables escenas del coronel Kilgore. Esos mismos helicopteros que se usaban en la filmación se empleaban luego para pelear contra la guerrilla filipina en las islas del sur. Más de una vez dejaron a Coppola gindando en medio de una escena para ir a bombardear a la insurgencia.

3-Se consta que la macheteada del caribú es real y forma parte del ritual cotidiano de la tribu aborigen a la Coppola buscó para filmar la película. La idea de incluírlo fue de la esposa del director (Coppola llevó a su familia a Filipinas), que había visto a los chamanes de la tribu hacerlo previamente.

4-Al saber que Marlon Brando no había leído "El Corazón de las Tinieblas" Coppola tuvo la paciencia de leerso exclusivamente a él para iniciar el rodaje de las escenas con Kurtz.

Se habló mucho de los caprichos de Marlon Brando en la película, pero no puedo imaginar a otro actor que interprete a Kurtz como lo hizo él (bueno, talvez Klaus Kinski como apareció en Aguirre). La verdad noto muchas semejanzas entre el personaje y el actor. El Kurtz-Coronel era alguien muy destacado en su campo, que prometía dentro de esos gremios de poder el cual poco a poco ve las cosas de otro color y termina yéndose por su cuenta. Marlon Brando en Hollywood tenía marcado su territorio. Misma industria a la que se le rebela al mandar a una aborigen a negar su segundo premio Oscar, para a emitir en cambio entre abucheos un breve discurso en contra de la imagen del indio en el cine que se tenía entonces. Alguien así debía ser el dios proscrito Kurtz.

Es mucho lo que se ha dicho, se dice o se puede decir de Apocalypse Now. Acá faltaría campo. Quien no la ha visto que la busquen y ahí me cuentan.

PD: Me gustaría proponer a Cinepolis hacer un matiné de películas familiares como Pink Flamingos, Holocausto Canibal o El Topo de Jodorowsky. Quizá estén interesados y lo vean rentable.

Marco L. Méndez dijo...

Un dato que se me olvidó añadir es de una escena inédita llamada la Sampa de los Monos, en la que se ve la lancha de Willard ir por el río mientras se oyé a la tribu de Kurtz cantar y bailar "Light My Fire" de The Doors. Una escena extraña para el ojo común, de la que leí en un lado de que Coppola la hizo para resumir en tres minutos el mensaje de su película.

http://www.youtube.com/watch?v=KcDyGa2LdkQ

FRANK RUFFINO dijo...

Amigo escritor Alexánder Obando:

No sé ni de qué se trata esta entrada! Esto porque no me gustan los cibercafés y vine un toque al de la esquina de casa y me fui huyendo otra vez pal chante. Mañana vengo con mi llave y copio. Luego opino. Solo dejé comentario en el blog de William Venegas diciendo que por algún lado ahorita vi retiraste tu apoyo al PAC, bueno, si tú haces eso serán por fundadas razones de peso, cosa que también secundaré. Solo debo enterarme de tus razones. Mañana vendré a leer más e indagar de tu decisión.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank Ruffino.

P.D. Tengo como un mes sin internet en casa, de ahí mi explicable ausencia (cosa que nadie nota, jajaja!). Ayer escribí un poema, surgió cuando miré pasar a un perro pinto zaguate frente a casa. Esta vida es bien perra! Te invito a leerlo.