SEGUIDORES

lunes, enero 24, 2011

GUSTAVO ADOLFO CHAVES: 149 más para no ser genial.


El primer poemario de Gustavo Adolfo Chaves parece el último.

¿Y por qué digo que el primer poemario de Chaves parece el último? Lo digo por lo cuidado del lenguaje. Por la madurez del estilo. Por la introspección y la experiencia humana que se concentran en él.

Perfectamente se podría tratar de un maestro en sus años dorados, pero es Gustavo Adolfo Chaves, de Heredia;... y de treinta y un años, para más señas.... Y el autor no tuvo que escribir un manifiesto tautológico y solipsista, ni lamerle el enfínter a presidentes y ministros, candidatos, embajadores u otra grotesca especie de la fauna política. Tampoco tuvo que ganarse un premio internacional ni autonombrarse "el referente silencioso de la poesía costarricense" (como si fuera el ice berg frente al Titanic)... No. Nada de eso. Tan solo lee, estudia y escribe, como lo haría cualquier otro buen escritor. Y trata de publicar, claro, también como los demás... ¿O no es así?

La verdad es que... no es así. G.A. Chaves pertenece a la estirpe de autores que cocinan libros durantes años. Y por "años" nos referimos a decenas o veintenas de años. Su próximo numerito podría ser para el 2020, o después. Pero no importa, porque con cada uno de ellos probablemente nos dé de comer por todo el decenio o más que dure en salir su siguiente trabajo.

¿Y cuáles otros ingredientes van en la receta de este Chaves?

Temperancia y paciencia. El libro no está listo hasta que está listo. Y además la gramática (fea y escalofriante palabra entre los poetas mediocres). La musicalidad nunca forzada y siempre puntual. El uso comedido y estratégico de las metáforas. El acervo literario en particular y cultural en general. Pero por sobre todo, el instinto y la paciencia, todos elementos para lograr una poesía tan madura y sopesada, tan musical y equilibrada como para darnos aires de Kavafis, de Robert Lowell o de les imagenistes, pero sin ser ningune de elles, sin que la huella de estes maestres resalte más que como el telón de fondo donde el drama chaveseano tiene lugar.

Gustavo Adolfo Chaves podría estar compitiendo con Camilo Rodríguez a ver cuál llega primero al libro 150. Pero si la calidad se midiera por el número de libros publicados, Rodríguez sería el mejor poeta de Costa Rica y Chaves el último de la cadena alimenticia. Sin embargo, la realidad parece (de)mostrarnos lo contrario.

Me embarga la tentación de copiar alguno de esos poemas exuberantes como Prufrock Revisited o Por el río sinuoso, pero siempre me da una terrible pereza digitar trabajos ajenos (y por eso no soy traductor).

Mejor léanlo ustedes porque, como todes sabemos; une verdadere escritore siempre está leyendo, y si no está leyendo es que está escribiendo.

Disclaimer: G. A. Chaves no es el mejor poeta del mundo. Tal vez ni siquiera el mejor de Costa Rica. ¡Pero qué cabrón más bueno!

Gustavo Adolfo Chaves (der.) departiendo con amigos en una presentación literaria (2010).

 Aquí el enlace a donde se puede leer una muestra de los poemas de Chaves. El primero de la muestra titulado Una odisea en el silencio no se incluyó en el libro.

11 comentarios:

juan carlos olivas dijo...

Estimadísimo Alexander:

Cuando mi amigo Gustavo Solórzano-Alfaro me dijo que el libro de G.A. Chaves era de los o más buenos poemarios aparecidos en los últimos 20 años en nuestro país, pensé que seguramente estaba hablando desde la mera emoción momentánea. No lo tomé en serio pero insistía y no me quedó más remedio que comprar el libro y leerlo. Para mi sorpresa encontré poemas simplemente geniales, que solo el tiempo y la paciencia y la constancia pueden lograr, fue para mi todo una revelación, un descubrimiento muy grato y ahora no solamente comparto el sentir de Tavo sino que me parece quizás el mejor de los poetas jóvenes que tiene Costa Rica. Como vos indicás Prufrock Revisited y Por el río sinuoso me parecen los mayores joyas de Vida Ajena, pero a esos poemas yo incluiría Villanela y El invierno como fue.

Saludos desde la República Independiente de Cartago.

Asterión dijo...

Desde que lo leí he querido hacerle una reseña, pero sé que a la timidez de Tavo no le hace gracia que sea yo quien hable bien de su trabajo. Pero lo he dicho y lo seguiré repitiendo (y me alegro de que el libro esté "pegando" realmente y de que ya sean varios quienes han hecho las reseñas): es un librazo, que abre una nueva vía en nuestras letras y sí, "qué cabrón más bueno".... y pensar que pretendía desecharlo.

Saludos

Luissiana Naranjo dijo...

Necesito comprarlo, sé que tendré un libro para terminar de leer este año, porque empieza y aún no sé si se probará café de altura como se indica. Ya he leído poemas sueltos y me encanta su estilo, si es que tiene uno definido.

Sobre tu nueva imagen, como siempre exquisita!
Abrazos

Geovanny Debrús Jiménez dijo...

Lo he leído con detenimiento, me gusta mucho su trabajo, lo creo realmente original, elaborado y se nota el pulido, pero me aferro a la tierra.

En la foto está G.A. Chaves junto a Michelle J. Wong, precisamente, con quien compartí el jueves pasado una inolvidable visita a la Penitenciería La Reforma. Con ambos estuve en San José también, con un café, compartiendo además con el también fotógrafo Faustino Desinach. Que se mueva el arte y la literatura. Felicidades a Chaves, lástima que no me invitaron a la presentación o no me enteré para acompañarlo con su ópera prima.

Sentenciero dijo...

Sobre el poemario: una obra mayor. Sobre el post: no comencé a entender ni mierda cuando vi ese pichazo de "e's".

Esteban U. dijo...

No lo he conseguido todavía, pero coincido a partir de lo que Gustavo me ha compartido y lo que pone en Café Verlaine (bajo la irónica etiqueta de “autobombo”); debe de ser una buena pista. Me alegra mucho que su trabajo, que me parece muy serio, vaya teniendo esta buena recepción. Saludos.

Juan Hernández dijo...

Tavo es un mae demasiado buena nota. El libro me gustó mucho.

Juan Murillo dijo...

Totalmente de acuerdo, un gran libro, un debut impresionante, de verdad que produce alegría saber que esa poesía es posible en Costa Rica.

Alexánder Obando dijo...

Juan Carlos:
Estamos totalmente de acuerdo, Tavo Chaves está entre lo mejor de su generación. Pero hay mucho más. Ustedes son una generaci[on muy importante.

Asterión:
¿Tavo Chaves pretendía desecharlo? ¡LO mato! Y no habría juez que me pueda inculpar! Ya ves como ese punto ciego que tenemos todos los escriotres para con nuestra propia obra es a veces bien grande.

Luissiana:
Es un libro que no te arrepentirás de haber leído. Y ¡qué bueno lo del café de altura! Ya me hisiciste la poca agua. Un abrazOso.

Debrús:
Sip, Michelle Wong es un gran fotógrafo. tiene mirada mágica.

SSSentensssiero:
Es el lóbulo machissssta de tu sssserébro que te essstá dando guerrasss.

Stavros:
Diste en el clavo. es un oficio hermoso tomado con mucha seriedad. Tavo es de los que hace poesía con alto profesionalismo.

Juan:
Por demás tenés razón: Tavo Chaves es como un teddy bear, mientras no se le hable bien del Opus Dei, tema que lo convierte en un gremlin trolesco.

Murdoch:
de acuerdo: "un debut impresionante".

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Alex:

Ya leí el primer poema del grupo de textos que publica Debrús en su excelente revista. Me parece muy bueno. Es un gran vate Gustavo Adolfo.

Abrazos fraternos,
Frank.

Silvia Piranesi dijo...

Me encantó el drama chavesiano. Y mejor reír de último en la cadena alimenticia.
Felicidades a Tavo.
Milagro que se dejó tomar una foto!!